Escapada a la Ibiza Rural

Más allá de la Ibiza de Pachá, de las discotecas, de las fiestas  y de los resorts de pulsera, existe una Ibiza rural y relajada. Una Ibiza en la que las mermeladas son caseras, el trato es personalizado y las siestas se hacen bajo palmeras y almendros. ¡Bienvenidos a la Ibiza rural y slow!

Ojalá os pudiera contar esta historia en primera persona… Por desgracia, no fui yo quien fue a Ibiza el verano pasado, sino mi hermano y mi cuñada como parte de su luna de miel (y la segunda parte del viaje fue Escocia en autocaravana). Pero como les ayudé a planificar el viaje, aprovecho para contaros algunos detalles de la planificación. Gracias Oriol y Núria 😉

Aquí van algunos consejos para visitar y disfrutar de la parte más rural de Ibiza:

Dónde alojarse en Ibiza

Lo primero: nos ubicamos entre Sant Joan de Llabritja y Santa Eulària des Riu, en la parte oriental de la isla. (La parte occidental está más masificada y llena de discotecas). Alrededor de estas dos poblaciones hay muchos agroturismos en los que se respira naturaleza, encanto y tranquilidad. Y, muy cerca, decenas de calas preciosas a explorar; ya sea tumbados sobre una toalla o con las botas puestas.

Un buen consejo es reservar el agroturismo tan pronto como es sea posible porque las plazas se acaban rápido. Se alojaron en el agroturismo Ca Na Joaneta. ¡Hiper recomendable! Un agroturismo sin pretensiones pero con muchísimo encanto y buen gusto. Tiene piscina, habitaciones cómodas y un jardín fabuloso y es un edificio de arquitectura típica ibicenca. A 1 km de Santa Eulàlia des Riu. Lo mejor: su desayuno casero bajo las palmeras. Ver lista completa de agroturismos en Ibiza.

Alquilar un Méhari descapotable

Tras reservar tu agroturismo en Ibiza, el siguiente paso es alquilar un coche para moverse. Una idea original, auténtica y rural es la de alquilar un Méhari descapotable. Una vez te has acostumbrado de la conducción (bendita dirección asistida, la vais a echar de menos), conducir por los caminos de Ibiza en un Méhari es una pasada.

Las mejores playas en Ibiza (y más tranquilas)

Cada mañana, antes de salir a la aventura, comprueba cómo sopla el viento ese día en Ibiza. Si sopla de norte, es mejor ir a las playas del sur. Y si sopla de sur, éstas estarán removidas y, por lo tanto, es mejor quedarse en la parte norte.

En la parte norte, no os perdáis Cala Xuclà y Cala Xarraca, ambas muy cercanas, preciosas, vírgenes y sin aglomeraciones. En Cala Xuclà veréis un chiringuito (un “kiosko” como lo llaman los ibicencos), en el que sirven pescado fresco del día y ensaladas. ¡Todo riquísimo!

En Benirràs encontraréis uno de los sitios más bonitos y espectaculares para ver la puesta de sol en Ibiza. Eso sí, lo conoce mucha gente por lo que no estaréis solos. Si tenéis tiempo, otra muy buena opción es llegar hasta las calas al norte de Sant Mateu d’Aubarca. La puesta de sol será igualmente mágica y no encontraréis ni la mitad de gente.

Una excursión cerca de la playa

Para un día nublado, calzaos las botas y salid a explorar los caminos de ronda de la isla. Una excursión bonita es la de la Torre des Molar, que pasa por distintas calas, ofrece vistas al mar y acaba en una torre de vigilancia.

La excursión empieza en el Port de Sant Miquel. Tomad el sendero que atraviesa los pinares, hacia la izquierda. Por el camino, podéis daros un baño en la playa de Es Pas de S’Illa Des Bosc, que tiene dos vertientes: una orientada hacia el sureste, con aguas muy tranquilas, y otra hacia el noroeste, a mar abierto.

¿Qué más visitar? Dalt Vila, mercadillos y Formentera

No olvidéis reservar una noche para dar un paseo por Dalt Vila, el casco antiguo de Ibiza ciudad. Merece mucho la pena recorrer las calles, ver el magnífico ambiente por la noche y tomar algo. Además, si queréis añadir un toque cultural a vuestra escapada, no os perdáis el museo musulmán y la necropolis fenicia más grande de Europa.

¿Os gustan los mercadillos? En Ibiza existen dos mercados que surgieron con el movimiento hippie de los 60-70s: el mercado de las Dalias y el de Punta Arabi.

Y por supuesto, si os sobra tiempo en vuestro viaje a Ibiza, destinad un día o dos a visitar Formentera. Aunque es un plan muy apretado, la ida y vuelta en un mismo día es factible. En Formentera lo ideal es alquilar una moto para llegar fácilmente a las calas de la isla y acercarse también a los faros.

Dónde comer en Ibiza

Calas bonitas, historia antigua, callejones encantadores… Todo esto está muy bien, ¿pero sabéis qué es lo mejor de Ibiza? ¡La comida! Platos eminentemente mediterráneos con toques marinos, riquísimos, sanísimos y en cafés decorados al estilo ibicenco. Apuntad algunas direcciones directas al paladar:

  • Restaurante Ca N’Anneta. Situado en la parte central de la isla, en Sant Carles de Peralta y cerca del Mercado hippie de las Dalias.
  • Café Vista Alegre. En Sant Joan de Labritja. Un “café indiano” muy peculiar.
  • Casa Pepé. En Santa Eulària des Riu, ¡simplemente exquisito!
  • El mejor pescado fresco, en el chiringuito de Cala Xuclà, por supuesto.
  • El Chiringuito de María es un lugar algo alternativo pero fascinante, con vistas a Dalt Vila.

Cuándo ir

Ibiza es genial en cualquier momento del año pero si podéis elegir, id a finales de junio (alrededores del 24 de junio, San Juan) cuando tienen lugar las “Festes de Sant Joan”, con caballos y mucho ambiente en las calles.

Sin duda, hay otra Ibiza por descubrir. Y os aseguro que no os la acabaréis.

 

One thought on “Escapada a la Ibiza Rural

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *