Ruta por la isla sur de Nueva Zelanda - Recomendaciones iniciales

Si preguntas a un "kiwi" sobre qué deberías visitar en un viaje a Nueva Zelanda te responderá que vayas a la isla sur. Allí está la Nueva Zelanda más salvaje, más inhóspita y más pura. La isla sur es un país de paisajes. Montañas, Ver más

Presupuesto de un mes en Australia

Australia es uno de los países más felices del mundo y, sí, sin duda aquí se nos ha subido la felicidad a la cabeza. Como el mes en Nueva York nos costó tan poquito, llegamos a Australia con la tranquilidad de que podíamos gastar Ver más

Snorkel en la Gran Barrera de Coral de Australia con Poseidon Cruises

La Gran Barrera de Coral de Australia es algo a ver una vez en la vida. Una experiencia de esas que pone los pelos de punta. Solo hace falta poner la cabeza en el agua para poder ver peces de colores, corales de todo Ver más

El día que vimos canguros y koalas en Australia

Sabíamos que al llegar a Australia, una de las primeras cosas que queríamos hacer era ver canguros y koalas. Al preguntar a nuestros partners de intercambio cuál era el mejor lugar cerca de Melbourne para ir a verlos, no dudaron ni un segundo en Ver más

Nueva York es una ciudad para vivirla

Algunos me habéis pedido que escriba un artículo con nuestra opinión actual de Nueva York, que os explique por qué hace seis años cuando visitamos la ciudad por primera vez nos nos gustó nada y ahora nos está encantando. La respuesta es bien sencilla, Ver más

Rutas por Estambul, para ver la ciudad en 3 días

Qué ver en Estambul en un viaje de 3 ó 4 días? Por dónde salir de noche? Dónde comer? Istanbul es una metrópoli enorme y hay que planear bien el viaje antes de ir para no encontrarse perdido. Nosotros estuvimos en Octubre 2010 y Ver más

Ideas para viajes y rutas este verano

Publicado el by Roser Goula en si no estoy viajando...

 

Ya hace algún tiempo que, en mi círculo próximo, soy una especie de inspiración para viajes. A veces como “listado de destinos”, otras como “recomendadora de hoteles donde dormir” e incluso hay quien me ve como “comparadora de precios de vuelos”. La semana pasada fue mi cuñado (sí, el mismo de los dulces de Estambul) quien me pidió consejo para irse “una semana de vacaciones en agosto sin gastar mucho dinero”.  Además, añadió que quería que “no fuera un lugar de sol y playa, sino que tuviera atractivos diversos como ciudades, monumentos y montaña”. ¡Vamos, las vacaciones ideales para cualquiera diría yo! :) Le vi tan apurado que decidí darle algunas ideas para que se inspirara. Me puse manos a la obra para listar algunas ideas y presupuestos y al final conseguí convencerle con una: islas Azores. ¡Bien, objetivo conseguido! (lástima que no me lleve comisión). 

Tras ayudar a planificar el viaje a mi cuñado me planteé que quizás sería bueno compartir algunas de esas rutas e ideas de viajes para otros viajeros como vosotros. Así que hoy he querido recopilar unas cuantas, deseando que sirvan de inspiración y que os animen a dejar el sofá de casa por unos días. Todas las rutas listadas son viajes que hemos hecho en los últimos años y que recomiendo realizar. Como veréis, son rutas en coche (idealmente) de unos 10-15 días -aunque podrían adaptarse para durar sólo una semana. Al final de cada viaje, os dejo el enlace para ver más detalladamente la ruta que hicimos nosotros en cada caso. Para más detalles o preguntas, podéis dejar un comentario al final del post o contactarme en mi página de Facebook o Twitter. ¿Preparados?

 

RUTA 1: SUR DE ALEMANIA

Bayern (Baviera) y Baden-Wurtemberg son dos de las regiones más turísticas de Alemania. No es de extrañar, ya que presumen de ser las regiones con más horas de sol y cuentan con atractivos turísticos como: Munich, el castillo de Neuschwanstein, Stuttgart, Tübingen, la Selva Negra, Freiburg, los Alpes y Heidelberg. ¡No está nada mal! Alemania es uno de esos destinos que siempre sorprenden. El encanto de sus pueblos, el contacto con la naturaleza, la perfección meticulosa para todas las cosas, el carácter desconcertante de su gente, el cuidado por el medioambiente… Quedé enamorada del Norte de Alemania cuando fui allí de Erasmus (hace ya… 7 años!) pero debo reconocer que el sur es precioso (¡¡y tiene mejor clima!!). En nuestra ruta conseguimos viajar por el sur de Alemania en tren (sí, en ese país los trenes funcionan como deberían) y disfrutamos de paisajes espectaculares. Eso sí, olvidaros de la playa y del sol constante. Alemania es para los viajeros aventureros que no tengan miedo a un idioma extraño, pongan buena cara a un clima muy variable (“sol, lluvia, granizo, sol” en un solo día) y tengan el estómago preparado para una gastronomía a base de patata, cerveza y asados - los vais a necesitar, para andar todo lo que vais a andar!  Más detalles de la ruta por el sur de Alemania

fussen lago

El lago Forgensee, en Füssen, a tocar de los Alpes

RUTA 2: NORMANDÍA Y BRETAÑA

Desde Rouen hasta Nantes, recorriendo la Baja Normandía y la península de Bretaña. Estas dos regiones francesas son, para mí, el ejemplo de ruta ideal, aprendiendo sobre la historia de la región, sus pueblos medievales y sus divertidas tradiciones. A pesar de que mucha gente realiza la ruta solo por Bretaña, llegando hasta el Mont Saint Michel, yo recomiendo hacer unos días también en Normandía, si el presupuesto y la duración del viaje lo permiten. Empezando por Rouen, descubriréis los destinos turísticos por excelencia de Normandía (Honfleur y Deauville) y podréis recordar la historia reciente de la II Guerra Mundial en las playas de Omaha (Desembarco de Normandía). El Mont Saint Michel será seguramente uno de los puntos culminantes de la ruta pero otros pueblos cercanos como Cancale, Dol-De-Bretagne o Dinan también os sorprenderán. Comeréis ostras, entenderéis cómo funcionan las mareas y no pasaréis calor. Siguiendo la costa bretona, con Morlaix, Le Faou, Quimper, Lorient o la encantadora Concarneau acabaréis de enamorados de Bretaña definitivamente. Lo ideal es viajar con vuestro propio coche haciendo noche en ciudades como  Chartres (de ida) o Nantes (de vuelta) para evitar hacer el viaje de un tirón.  Más detalles de la ruta por Normandía y Bretaña

Mont saint michel mareas

Una excursión por las arenas movedizas del Mont Saint Michel

RUTA 3: NORTE DE ITALIA

Ideal para familias con niños aunque en nuestro caso “los niños” ya teníamos los 27 cumplidos. El Lago di Garda, como epicentro de la ruta, es el lugar perfecto para unas vacaciones con una oferta cultural y de ocio para toda la familia: parques acuáticos y de atracciones, paisajes bucólicos a base de viñedos, playas de agua dulce en el lago, pueblos con encanto a lo largo de Garda, el “dolce far miente” italiano, y ciudades culturalmente muy ricas como Verona (Romeo y Julieta), Milán (il Duomo), Bérgamo (preciosa ciudad amurallada), Mantova (el secreto mejor guardado de la zona), Venecia (los canales), Vicenza (palacios), Bologna (casco antiguo precioso) -todas ellas a dos horas en coche (máximo) desde el Lago di Garda. El norte de Italia no se salva del calor asfixiante del verano italiano, por eso, como en España, en el pico de calor del día es mejor sentarse en una terraza a tomar algo refrescante, hacer la siesta en el hotel o darse un baño en la piscina, si hay ocasión. Se puede conducir desde España hasta Garda en 12 horas; otra opción es volar a Verona, Milán o Venecia y alquilar un coche desde allí. Más detalles de la ruta por el norte de Italia

mantova

Mantova, un secreto muy bien guardado en el Norte de Italia

RUTA 4: EN COCHE POR ESTADOS UNIDOS

El viaje de mis sueños se lleva la palma en rutas viajeras. Eso sí, fueron más de 10 días… un total de 28 para ser exactos. En esas 4 semanas quisimos cruzar Estados Unidos de costa a costa (de Pacífico a Atlántico) pero nos faltaron días, así que decidimos coger un par de aviones a mitad de camino (para ir de Denver a Nueva Orleans y de allí a Miami). Un viaje en coche (o en autocaravana) por Estados Unidos es algo que todo viajero debería realizar al menos una vez en la vida. Las carreteras rectas e infinitas existen. También los paseos a caballo por las montañas de lejano oeste (Far West). Las hamburguesas son más exquisitas. Los vaqueros con botas y sombrero no son actores. Y en Las Vegas la marcha empieza a las doce de la noche (antes, hace un calor sofocante – como si tuvieras un secador tirándote aire caliente a la cara). Si no se tiene tanto tiempo para realizar la ruta, lo más habitual es acortarla y visitar California – Vegas – Grand Canyon. Un viaje ideal para ir con un grupo de amigos (hasta 5, para ahorrar en el alquiler de coche), aunque también puede ser un viaje para reforzar una relación de pareja. ¡Creedme, 4 horas de carretera diarias dan para muchas conversaciones! Más detalles de la ruta por Estados Unidos

 

yosemite

El espectacular Parque Nacional de Yosemite en California

 

En todos estos viajes, para ahorrar en alojamiento, podéis hacer como nosotros y intercambiar vuestra casa durante las vacaciones. Otra opción si vais a hacer ruta, durmiendo cada día en una ciudad distinta, es reservar apartamentos en Airbnb. Nosotros viajamos con ambos servicios y estamos -de momento- muy contentos con los dos.

Si todo va bien, a finales de julio podré contaros más sobre la Ruta por Eslovenia y Croacia (norte). ¡Primero, tenemos que probarla nosotros!

Películas que pasan en París

Publicado el by Roser Goula en Rutas por Francia

 

Últimamente me encuentro París por todos lados. La encuentro queriendo sin querer. Cuando añoro esos paseos primaverales en París, me pongo una peli parisina y revivo escenas imaginando que vuelvo a perderme por sus calles adoquinadas y su Pont des Ars.

Será el buen tiempo, serán las ganas de salir a recorrer el mundo, será que añoro escuchar hablar francés… El caso es que últimamente se me pasa por la cabeza cogerme unos días de fiesta, buscar un intercambio de casa en París y dejar que las ideas vuelvan a fluir al lado del Sena. Tomarme unos días libres y aprovecharlos para recorrer París reviviendo escenas de mis películas favoritas, resiguiendo cada escena, como si fuera yo la estrella de cine.

Hace un par de meses, me regalaron una suscripción Premium Filmin para ver tantas películas online como quisiera. Un buffet libre (y legal) de pelis, vaya. Me sirvió para descubrir que su catálogo es extensísimo y muy actualizado, y que sus pelis no son tan “indie-frikis” como pensaba al principio ;)

La primera que vi fui Midnight in Paris. Y me encantó. Le siguieron Margin Call, Un Dios Salvaje, la serie moderna de Sherlock Holmes, Happy, Bienvenidos al Norte, Humpday, El Caso Bourne… Ahora, ya soy fan absoluta del fenómeno Filmin (siempre junto a una pizza espectacular de esas que comentaba en mi último post).

Volviendo a lo mío, los viajes, ¡no sabéis cuánto me apetecería estar en París y poder revivir las escenas de películas como Amélie o Midnight in Paris! Por si acaso, voy haciendo memoria de las películas que se han rodado en París para ir recopilando información…

amelieAmélie

La inocencia de Amélie marcó un antes y un después en el turismo francés. Tirar piedras en el Canal de St Martin, hacerse fotos en un fotomatón de la estación, recorrer París en scooter, ir a comprar algo en la verdulería del Sr Cournichon y, evidentemente, tomar un café (y algo más) en el mítico Café Les Deux Moulins. Ver más

midnight in parisMidnight in Paris

No me cansaría de verla. Woody Allen suele sorprender pero esta vez me enamoró. Me pregunto si a los parisinos les gustó Midnight in Paris o si la vieron demasiado alejada de la realidad parisina, como ocurrió con Vicky Cristina Barcelona… Pero sin duda, con Midnight in Paris Woody Allen consiguió mostrar París con una atmósfera y una magia muy especial. Los cafés, los nenúfares de Monet, las noches solitarias y tranquilas… Ver más

paris je taimeParis, je t’aime

18 historias de amor, en 18 barrios diferentes de París. Cada historia es contada por un director diferente, a su estilo y su manera de hacer cine, con nombres grandes como los de Isabel Coixet o Gus Van Sant. Un placer visual que nunca me cansaría de ver.  Ver más

ensemble cest toutEnsemble C’est Tout (Juntos Nada Más)

La protagonista de Amélie vuelve a actuar en esta preciosa película llena de sentimiento y sinceridad. Es un guión adaptado de una novela que lleva el mismo nombre y que quienes la han leído han quedado encantados con ambos, peli y libro. Ver más

caso bourneEl Caso Bourne

Causó un gran furor cuando se estrenó y me esperaba un poco más de ella. Reconozco que la vi hace poco y no tenía ni idea de que gran parte de la película se había rodado en París. Aunque cabe decir que podría haberse rodado en cualquier otra ciudad. Ver más

ratatouilleRatatouille

Desde la era de Mickey Mouse, las ratas no habían sido tan bien acogidas por los parisinos. Dejad que cuele Ratatouille, aunque sea una peli en 3D, y es que su espectacularidad y originalidad hacen que merezca un puesto reconocido en este listado. Lo que daría yo por despertarme y ver desde la ventana de la buhardilla esa preciosa imagen de la Torre Eiffel. Ver más

before_sunsetBefore sunset (Antes del atardecer)

Me da hasta vergüenza reconocer que todavía no la he visto. La película romántica de París, por excelencia, y todavía se me resiste. Quizás sea la excusa perfecta para verla y decidirme a escaparme unos días a París. Cafés, parques, bateaux mouches y largos paseos. Ver más


Escapada de esquí a los Alpes Franceses

Publicado el by Roser Goula en Rutas por Francia

esquiar en los alpes franceses

Todo fan de la nieve debería esquiar, al menos una vez en la vida, en los Alpes franceses. Pistas anchas y largas, caminos entre árboles, paisajes increíbles a 3.000 metros de altura, gran variedad de estaciones, excelentes instalaciones de remontes, buena relación calidad-precio y, además, una buena oferta gastronómica y de ocio para después del esquí (el “après-ski”). Todo ello hace que sea la elección de muchos, incluso para los que tenemos los Pirineos al lado. 

A mediados de marzo estuvimos en Courchevel, en el Valle de Tarantaise, uno de los 3 valles que conforman Les Trois Vallées, el dominio esquiable más grande del mundo. Es una zona preciosa, con buen clima, buena nieve y paisajes alpinos espectaculares: árboles por todos lados, pueblos encantadores, valles estrechos y montañas encrespadas.  Un total de 6 días, muy bien aprovechados: 2 para conducir (ida y vuelta), 3 para esquiar y uno para descansar. Y contando que el tercer día de esquí fue en el Montblanc, ya damos por seguro que fue “la esquiada de nuestras vidas”. Aquí va una pequeña guía rápida para preparar mejor una escapada a los Alpes, para aquellos que tengáis en mente alojaros cerca de Courchevel:

Eligiendo el campamento base: el alojamiento

Alquilamos este precioso y moderno apartamento por Airbnb.  La reserva con Airbnb nos permitió hacer una escapada de 5 noches, de jueves a martes, ya que lo habitual es tener que coger un paquete vacacional que incluye 1 semana (7 noches), de sábado a sábado. La oferta de apartamentos en los Alpes de Airbnb es bastante buena y no tuvimos ningún problema para la reserva, lo cual se agradece. Como en el caso de Wimdu, Airbnb es una plataforma donde los particulares pueden poner su espacio en alquiler (casa, apartamento o habitación de invitados). Hasta el momento, habíamos sido siempre los anfitriones, y ésta era la primera vez que íbamos como huéspedes; no estuvo nada mal. ¡Repetiremos!

alojamiento en los alpes franceses

Vistas desde la casa, durante una tarde de nieve

El apartamento estaba situado cerca del pueblo de Bozel, en el vecindario de Tincave, elevado en la montaña – a 1600m, justo en frente de las pistas de esquí de Courchevel. Era precioso levantarse por la mañana y ver el paisaje nevado por la ventana ¡WOW! Al estar fuera del pueblo, estuvimos muy tranquilos, lejos del estrés pero, eso sí, ¡con wi-fi! Bozel está a 7 minutos en coche (por un camino de curvas, como todas las carreteras alpinas) y allí hay de todo: panaderías, pizzerías y supermercado - no necesitamos nada más! Una recomendación gourmet: si estáis en Bozel, comed en el restaurante-pizzeria Le Bonrieu - espectaculares fondues y deliciosas pizzas!

 

Estaciones de esquí cercanas

COURCHEVEL – LA TANIA

Es, por supuesto, la que más nombre tiene y también la más cara. Forma parte del dominio Les 3 Vallées pero hay posibilidad de comprar sólo el forfait de la estación Courchevel – La Tania (en ese caso, unos 40€). Creedme, con eso hay más que suficiente; son pistas infinitas! La mayoría de las pistas son rojas pero muy anchas y sencillas. Lo más curioso de Courchevel es que es propiamente un resort alpino y, mientras vas esquiando, puedes ir recorriendo el pueblo, situado en 3 niveles/altitudes distintas: Courchevel Praz (1300m), Courchevel 1550, Courchevel 1650 y Courchevel 1850. Arriba del todo, se concentran la mayoría de hoteles y puntos turísticos. Y es desde allí que parten los remontes hacia los picos más elevados a 2500m.

Pistas de Courchevel

Esquiando en las pistas de Courchevel

Consejos a tener en cuenta:

- ¡Ojo! En Courchevel es complicado aparcar el coche. Hay pocos parkings gratuitos al aire libre; y en la calle la mayoría de plazas son para huéspedes de hoteles. Hay la opción de dejar el coche en parkings cerrados, no muy caros afortunadamente: 10 euros / jornada de esquí.

- Desde Bozel salen buses lanzadera que te suben a los distintos niveles de Courchevel desde donde tomar los “tele-huevos”. Es una buena opción si te alojas en Bozel y quieres dejar el coche en casa.

 

LA PLAGNE (PARADISKY) 

Forma parte de otro dominio esquiable: Paradisky. El valle cae lejos en coche pero conecta con el pueblo y estación de esquí de Champagny En Vanoise, por lo que está muy cerca de Bozel, incluso más que Courchevel. Hay que ir hasta Champagny y allí tomar un tele-huevo directo a La Plagne, al otro lado de la montaña. La Plagne es una estación más turística ya que cuenta con un glaciar situado a 3170m. Son muchos los que aprovechan el día de esquí para hacer una excursión hasta el glaciar, de remonte en remonte, y bajar tranquilamente por pistas azules a la vuelta. A destacar también una pista curiosa, llamada Tunnel, que es literalmente un túnel construido en una montaña. Obviamente, paramos a hacer la foto – ya os lo dije: es muy turístico.

picnic verdons la plagne

Mesa de picnic a 2500m en el pico de Verdons, estación de La Plagne

Telehuevo esqui

Los tele-huevos suelen subir mucha altitud, desde los valles hasta picos muy elevados

Alpes Franceses

¡Hacer un picnic con estas vistas, no tiene precio!

Consejos a tener en cuenta:

- ¡Ojo! De regreso desde La Plagne a Champagny hay dos opciones: tomar el tele-huevo hacia abajo, o bajar por una pista roja muy desaconsejable a debutantes: suele fundirse rápido la nieve, que acaba siendo nieve-primavera, en una pista llena de baches y muy estrecha. Si lo hubiéramos sabido, sin duda habríamos cogido el tele-huevo.

- El parking cerrado de Champagny es gratuito :)

- En el pico de Verdons hay una zona de pic-nic ESPECTACULAR!

 

PRALOGNAN LA VANOISE 

Es una estación más pequeña y familiar. La descartamos, pero es muy aconsejable para debutantes, ya que está llena de azules y verdes.

Eso sí, nos acercamos a Pralognan el último día, para pasar la tarde en su Complejo Olímpico (Albertville fue sede de los JJOO de Invierno del 92, y Pralognan albergó las pruebas de Curling), que nos vino de perlas como spa!  Con un ticket de 7 euros pudimos aprovechar la piscina (con tobogán incluido, fantástico para los niños), jacuzzi y saunas. Una tarde de recuperación tras tanto esquí.

Para aquellos que preferís un baño termal de verdad, preguntad por Brides-Les-Bains. Está a 15 min de Bozel (hacia Albertville) y, como indica su nombre, hay un complejo termal conocido.

 

En este mapa encontraréis marcados los pueblos y pistas de esquí recomendadas:


Ver Alpes Franceses en un mapa más grande

 

Si estáis pensando en hacer una escapada a los Alpes franceses, os recomiendo mucho visitar esta zona. Ideal para familias con niños, ya que hay un sinfín de actividades para ellos: desde raquetas de nieve, hasta piscinas. Pero lo mejor de todo es que la mayoría de pistas de esquí tienen una pista especial para bajar en trineo!!! Subes en tele-huevo como los demás esquiadores, y desde arriba vas bajando por una pista de varios kilómetros. Impresionante. Nos encantó la iniciativa, aunque nos quedamos con las ganas de probarlo. Feliz esquí!

 

Crónica del descenso en la Vallée Blanche del Montblanc

Publicado el by Roser Goula en Rutas por Francia
ValleBlanche_montblanc

La puerta que separa los aventureros del resto de turistas que curiosean por el Aiguille du Midi

En el Aiguille du Midi, a 3.800 metros, empieza el descenso fuera pista más conocido del mundo: la Vallée Blanche. Más que una bajada esquiando es una excursión de alta montaña por el esfuerzo que supone y la variedad de “pruebas” a superar. El pasado fin de semana bajamos la Vallée Blanche por primera vez y aquí estamos: ¡hemos sobrevivido! Tal hazaña merece ser explicada para que futuros esquiadores (un poco miedosos o nerviosos, como yo) puedan ver en qué consiste exactamente el trazado y con qué van a encontrarse. Sin embargo, debo avisar que, al ser fuera pista, no hay máquinas que pisen la nieve cada vez que cae, así que la dificultad del descenso puede variar según si acaba de nevar o hace varios días que está pisada (a más nieve virgen, más costoso y complicado).

Mucho mejor con un guía

Cuando nos planteamos la posibilidad de bajar la Vallée Blanche, no dudamos en ningún momento sobre reservar un guía que nos acompañara. Y tras la experiencia, estoy todavía más convencida de que el descenso es mucho mejor (y más seguro, por descontado) con alguien que conozca bien el terreno. 

bajar la vallee blanche con un guia

Bajando desde la Aiguille du Midi con cuerdas y arnés, siguiendo los pasos de nuestro guía

Reservamos un guía con la Compagnie des Guides de Chamonix, de forma online, muy cómodo y rápido. Su atención al cliente fue excelente. Tienen varias opciones para grupos (por ej: 290€ para un grupo privado de 4 personas). Nuestro guía nos esperó en Chamonix, en la estación del teleférico para subir al Montblanc. Allí nos recogió y no nos soltó hasta la vuelta. Muy majo, Jean Philippe! :) Iba equipado con cuerdas y nos colocó un arnés, además de un sistema de emergencia para avalanchas -afortunadamente, no tuvimos que utilizarlo.

Lo bueno de los guías es que conocen los trucos para bajar más fácil y seguro, y adaptan el descenso al nivel de esquí de cada grupo. Es prácticamente como una clase de esquí particular fuera pista. Va siempre delante mostrando el camino más sencillo y parando a descansar muy a menudo para que todo el mundo siga bien y se puedan hacer fotos. Saben mejor que nadie que se trata de una excursión turística. Están acostumbrados a bajar la Vallée Blanche tres o cuatro veces por semana y conocen la montaña al dedillo.

Sin duda, recomiendo absolutamente reservar un guía. Como leímos en algunos foros, los fines de semana la Vallée Blanche está llenísima de gente y es muy sencillo seguir el camino del descenso, pero con el guía tienes el valor añadido de conocer detalles del glaciar, aprender a disfrutar la montaña y la seguridad de no agobiarte si ocurre algo. 

 

Si fuera una pista, sería de color rojo oscuro

Personalmente me preocupaba mucho el nivel de esquí necesario para bajar la Vallée Blanche. Había leído en foros que con un nivel de rojas, se podía bajar tranquilamente. Y sí, más o menos es así, aunque hay que avisar que en algún tramo el rojo tiende a negro, según la cantidad de nieve (y baches) que haya.  No es un descenso muy inclinado (incluso hay un tramo largo que es casi llano) pero los baches y la estrechez de algún tramo lo complican. A mí lo que más me impresionaba era el vacío de la montaña y las grietas del glaciar. Un paso en falso con el esquí y nos íbamos glaciar abajo (!!!). En esos momentos, simplemente intentaba seguir los trazos exactos del guía e imitarle para bajar lo más segura posible sin caer. Además, hay que añadir que arriba del todo notas que falta el aire y te cansas un poco más.

vallee blanche montblanc glaciar

Bajando junto a las grietas del glaciar. Algo espectacular y peligroso a la vez.

.

Alto componente de esfuerzo físico y resistencia

Lo que no sabíamos era que gran parte del desgaste del descenso no sería por bajar esquiando sino por ir superando tramos de mucho esfuerzo físico, debido a la naturalidad del terreno. El descenso en sí cansa como cualquier día duro de esquí, pero lo que te remata físicamente es la fuerza y resistencia que debes demostrar en algunos tramos en los que hay que andar, remar o subir una cuesta. Es por eso que creo que deberían avisar que además de un fuera pista muy concurrido, la Vallée Blanche se trata de una excursión de alta montaña. A continuación, detallo tramo a tramo el recorrido explicando precisamente esos tramos más costosos.

Vallee Blanche Refugio

De camino al refugio, un camino inclinado que requiere una buena remada para llegar

 

El trazado de la Vallée Blanche, tramo a tramo

El descenso empieza sin esquís. Desde la Aiguille du Midi hay que bajar andando por una cuesta, un tanto vertiginosa pero asegurada con cuerdas. Yo diría que son unos 300 metros y si el guía os ve poco preparados (como a nosotros) os lleva él los esquís, así puedes agarrarte a la cuerda con dos manos xD

Al llegar a una pequeña llanura, todo el mundo se calza los esquís y empieza una bonita bajada sencilla y preciosa. Es un tramo ancho, fácil y sin baches, muy relajado para pillarle el gusto a bajar el Montblanc. Esta es la opción sencilla; “La Clásica”, como le llaman allí. Para los más aventureros hay un tramo más técnico e inclinado al inicio.

Vallee Blanche descenso inicio

Camino a bajar desde Aiguille du Midi. ¿Veis la gente abajo, con los esquís puestos?

Cuando ya llevas un buen rato y te convences que la cosa no era para tanto, viene la parte más técnica y complicada: un tramo lleno de grandes baches, con las grietas del glaciar justo al lado. Por suerte es corto y con un poco de morro, se puede bajar bien -y lo dice una a la que no le gustan nada los baches.

Pasado el mal trángulo, hay la opción de ir al refugio de montaña donde sirven comidas (y venden botellas de agua a 5 eurazos). Sin embargo, para llegar hay que ir por un caminito muy estrecho y con un poco de subida, por lo que remar es obligatorio (y haciendo fuerza para superar la subida) y llegas prácticamente sin aliento. Cuando vas con guía, la parada al refugio es muy habitual, pues ellos se reúnen a la hora de comer, como si se tratara de la hora del recreo ;) Mientras, los turistas recuperamos fueras tumbados en la nieve o sentados en alguna roca. Hay opción de llevar un picnic también.

tramo dificil de la valle blanche montblanc

El tramo más técnico y complicado de la Vallée Blanche: los baches, junto a las grietas del glaciar

vallee blanche montblanc

En la llanura, una vez superada la parte técnica. Desde aquí, el glaciar es precioso!

Tras el refugio y un pequeño tramo técnico, llega el momentazo llanura. Un amplio paso entre montañas, muy sencillo, en el que no hace falta remar y el paisaje es precioso. Todavía con el glaciar al lado,  hay la opción de entrar en algunos tramos de glaciar para esquiarlo “por dentro”, haciendo pequeñas  y divertidas “half pipes”. Esa parte no era para nada peligrosa comparada con el tramo de baches…

Y bajando, bajando, sin demasiados problemas, se llega ya al final del glaciar “La Mer de Glace” en el que encontramos una preciosa sorpresa: una enorme cueva natural de hielo, que dicen que en uno o dos años desaparecerá. Por el calentamiento global, el glaciar retrocede cada año y va cambiando su forma.

mer de glace vallee blanche cueva de hielo

Dentro de la cueva de hielo del glaciar de la Mer de Glace

cueva de hielo montblanc

Dentro de un mini túnel en la cueva de hielo del glaciar de Mer de Glace

Llegados allí, viene la mala noticia: hay que quitarse los esquís y subir una montaña de un desnivel de 100 metros.Y eso te mata las pocas fuerzas que podían quedarte. El caminito que hay que subir es casi como una peregrinación por la cantidad de gente que hay. Una vez arriba, hay un refugio para descansar. Y luego, todavía queda una buena hora de descenso, por una pista forestal estrecha y llena de curvas. Pero ya Chamonix está cada vez más cerca. Esta parte final fue muy engorrosa porque en varios tramos no había apenas nieve y teníamos que quitárnoslos y andar por el barro. Y cuando había nieve para esquiar (nieve primavera por la poca altura), igualmente teníamos que hacer cuña porque no había ni siquiera espacio para girar tranquilamente sin irte montaña abajo.

Tramo Vallee Blanche subiendo arriba

Peregrinación con los esquís a cuestas, para seguir el recorrido hacia Chamonix

 

Balance positivo a pesar del cansancio

Existe otra opción menos cansada para el tramo final, que es coger el tren de vuelta a Chamonix, aunque no sé dónde ni cómo se coge. Sin duda, si volviera a hacer el descenso de la Vallée Blanche, cogería el tren. El tramo final (subir la montaña y bajar por la pista forestal) fue lo más pesado de toda la excursión, y nada recomendable; pero ya se sabe que todo lo bueno cuesta y son estas cosas las que convierten un descenso de montaña en una gran proeza.

Una vez en casa, y descansados, ya apenas recordamos el esfuerzo físico y todo queda en anécdotas. Fue un gran día de esquí y de aventura. Todas pasamos nervios y agotamiento pero valió la pena. Recomiendo y recomendaré el descenso a todo esquiador que quiera probarlo, pero siempre avisando del esfuerzo que representa -esto en los vídeos promocionales no se percibe!

 

Descubriendo Aviñón y la Provenza francesa en silla de ruedas

Publicado el by Roser Goula en Rutas por Francia

 

Como auto-regalo de año nuevo, nos escapamos a Aviñón, Francia. La simpática familia Moussière aceptó nuestra petición “last-minute” para intercambiar nuestro piso en Barcelona por su fabuloso dúplex en Avignon :) Sí, hacemos este tipo de cosas, de alojar a viajeros en nuestro sofá e intercambiar casas. Y no, no nos da miedo. En otros posts os he intentado convencer de lo interesante que resulta hacer couchsurfing, alojar a alguien en tu casa con Wimdu o Airbnb, o intercambiar casas, pero eso es otra historia; hoy a lo que vamos es a contar la anécdota de un viaje en silla de ruedas por la Provenza francesa.

Pontdugard Sempreviaggiando

En el Pont du Gard

Nuestro plan era improvisado pero íbamos híper motivados para explorar todos los pueblecitos de la Provenza cercanos a Avignon y la Camarga. Nuestra gran mala pata fue (y nunca mejor dicho) que me torcí el tobillo en una área de servicio cuando no habíamos ni siquiera cruzado la frontera con Francia. Inmediatamente al llegar a Avignon fuimos a urgencias porque vimos que era mucho más que un golpe -no podía ni poner el pie en el suelo! El médico me recomendó reposo durante 3 ó 4 días e intentar apoyar el pie en el suelo lo mínimo posible (difícil cuando acabas de llegar a Avignon con la intención de hacer turismo sin parar, verdad?). Compramos unas muletas en la farmacia y a base de anti-inflamatorios se pasó el dolor. Pasado el susto, mi preocupación principal fue cómo afrontar los 3 días de vacaciones siguientes a pata coja y sin que este incidente nos estropeara nuestras merecidas vacaciones… y lo que hicimos fue lo siguiente:

 

Día 1: Explorar Avignon en una silla de ruedas que alquilamos en la Oficina de Turismo

Aunque parezca surrealista, en muchas oficinas turísticas tienen sillas en alquiler para personas mayores que no quieren andar mucho o para incidentes como el mío (en Avignon: alquiler gratuito, con una fianza de 300 € que te devuelven luego). Me parece una idea genial. Además de ser muy amables con nosotros y no ponernos ninguna pega, los de la Oficina nos dieron un mapa con un recorrido adaptado para silla de ruedas. Nos avisaron que era un proyecto todavía en fase beta pero estuvieron encantados en que fuéramos los primeros en probarlo. Como nosotros somos un poco más intrépidos y nos gusta salirnos del camino establecido, acabamos dibujando otro recorrido más completo y se lo transmitimos luego para que pudieran añadirlo si querían. Un “win-to-win” para todos :) Nosotros contentos con poder ver Avignon en silla de ruedas y hacernos unas risas; y ellos felices porque alguien había probado y mejorado su circuito adaptado.

Más o menos éste fue el recorrido que llevamos a cabo -por si a alguien le puede venir bien (aunque mi consejo sería que además os pasarais a saludar a los chicos de la oficina de turismo, que seguro que ya tendrán más info):

Ver mapa más grande

A) Oficina de Turismo en la confluencia de Rue de la République y Jacques Jaurès.

B) Place de l’Horloge: plaza principal donde hay el mercado, la ópera y el bullicio de cafés y tiendas.

C) Palais des Papes, el gran palacio a visitar en Avignon. No pudimos entrar porque nos avisaron que está lleno de escalones, pero nos conformamos con verlo por fuera. Espectacular! Parece un auténtico castillo medieval.  Ojo con la calle por la que se puede acceder a la plaza del Palais des Papes porque es un poco empinada y está adoquinada. Fue quizás de lo más complicado del recorrido. Todas las callejuelas que rodean el Palais son así…

Aviñon en silla de ruedas

Mi silla y yo en el Palais des Papes

D) Puente de Avignon. Nos acercamos a él siguiendo las calles peatonales (ojo, son de bajada!). Una vez más, tuvimos que conformarnos con ver el Puente desde lejos ya que para visitarlo había que subir un piso y hacer un poco más de recorrido. Cantamos “Sur le pont d’Avignon on y danse, on y danse” y nos echamos unas risas :) Hay que tomárselo con filosofía.

Pont d'avignon

Le Pont d’Avignon!

E) Place Crillon. Por la rue Limas, mientras no pasaban coches, llegamos a la plaza Crillon, un sitio más escondido y con mucho encanto. Lo bueno de Avignon es que apenas hay coches en las calles ya que muchos parkings están fuera de las murallas. Eso sí, está llena de adoquines!

F) Seguimos por el Passage de l’Oratoire y la Rue des Marchands, dos calles comerciales donde hay muchas tiendas y panaderías.

G) Las tiendas nos llevaron de repente a la Place Pie donde paramos a tomar una crêpe y un chocolate caliente porque nos pareció un lugar muy local y auténtico.

H) En la Plaza Pie hay el mercado, Les Halles, con su “pared verde” llena de plantas.

I) Seguimos explorando las callejuelas tranquilas de Avignon hasta la Place Didier. 

J) Y ya el cansancio (sobre todo Arnau que llevaba un buen rato empujando la silla) hizo que devolviéramos la silla a la Oficina de Tuismo.

Avignon place de l'horloge

La Place de l’Horloge de Avignon, desde la Rue de la République

 

Día 2 y día 3: Alrededores de Avignon

Los siguientes días visitamos otras ciudades cercanas. Nuestra intención antes del viaje era hacer mini excursiones y ver pueblecitos, pero visto el percal, decidimos tomárnoslo con más calma y visitar lo esencial en cada punto. Éstas fueron nuestras paradas:

  • PONT DU GARD: Precioso, espectacular! Mi madre tenía toda la razón del mundo cuando nos dijo que valía la pena parar en el parking (aunque te cobren 15 euros tanto por estar todo el día como por estar un rato!!!). A pesar de que al primer vistazo sólo era “un acueducto”, a medida que nos íbamos acercando nos dábamos cuenta de lo inmenso que es y de lo bien conservado que está. Hay un camino arenoso del parking al acueducto, pero es posible hacerlo en silla de ruedas.
Pont du Gard

Pont du Gard

  • NÎMES: una ciudad romana muy bien conservada y famosa por su Maison Carrée , su Anfiteatro y sus toros. A pesar de que la ciudad está muy bien adaptada para silla de ruedas, en la oficina no tenían ningún servicio de alquiler de sillas. Una lástima. Nos hubiera ido genial. Aún así, el paseo en muletas tampoco estuvo mal: hay muchos sitios para ir parando a descansar (en la misma Maison Carrée, por ejemplo) y en realidad el casco antiguo es muy pequeño, por lo que se llega fácilmente a los sitios. Mi recomendación es que dejéis el coche en uno de los parkings cercanos a la Maison Carrée, paséis por la Oficina de Turismo (que se encuentra precisamente allí) y pidáis un mapa del barrio antiguo. Luego os podéis dirigir al Anfiteatro en tan sólo unos 15 min andando (a ritmo lento con muletas). Podéis dar la vuelta al anfiteatro para ver el monumento al torero, típico de Nîmes. Justo enfrente del anfiteatro hay un par de cafés con terraza donde sentarse a comer o recuperar fuerzas.
Nîmes, Maison Carre

Nîmes, descansando en la Maison Carre

Torero anfiteatro Nîmes

En el anfiteatro de Nîmes. “Toro mode on”

  • ARLES: También es una antigua ciudad romana, no tan bien cuidada como Nîmes pero igualmente con encanto. Ojo porque allí las calles no están tan preparadas para silla de ruedas y además hay bastantes pendientes. Un paseo de una hora es suficiente para ver el casco antiguo.
Callejuelas de Arles Francia

Callejuelas de Arles

  • AIGUES-MORTES.  Situada en la puerta de la Camarga, está la ciudad amurallada de Aigues Mortes. Está un poco apartada del resto de ciudades pero merece la pena sobre todo si se van a hacer excursiones por la Camarga y se quiere ver paisaje. Nosotros no pudimos aprovechar mucho la visita ya que era miércoles y muchos locales y comercios estaban cerrados (vacaciones los miércoles, raro, verdad?).
Aigues Mortes Camarga

Aigues-Mortes, disfrutando del sol fuera de las murallas.

Éste fue nuestro recorrido. A pesar del cambio de planes y del imprevisto, fue una escapada fantástica. Al final el cómo es lo de menos si la compañía es buena y el destino se lo vale. Volveremos seguro otro día, con el pie mejor y con la lavanda tiñendo de azul los campos de la Provenza.

 


Muchos me preguntáis al leer estos posts sobre mis viajes haciendo intercambio de casas… “¿Pero tú con qué página web haces los intercambios?” Pues con IntercambioCasas.com! Tras 10 intercambios y una satisfacción total, ahora tengo el placer de forma parte del equipo también, así que os garantizo (desde dentro y desde fuera) que es una empresa 100% segura. Si utilizáis el link a continuación para registraros, me dan puntos a mí! Gracias de antemano y felices intercambios! ;)

boton-intercambiocasas-icc


Carcassonne, un juego de estrategia sobre ciudades amuralladas

Publicado el by Roser Goula en si no estoy viajando...

En el año 2000, el alemán Klaus-Jürgen Wrede diseñó este juego de mesa de estrategia que consiste en crear pequeñas ciudades amuralladas, como la famosa Carcassonne francesa. Perdonadme los estereotipos, pero alemán tenía que ser para pensar un juego tan cuadrado (y no sólo por las fichas) y lógico ^_^

Juego de mesa Carcassonne

Que el juego se llame como la ciudad no es casualidad. De hecho, el objetivo del juego consiste en colocar las fichas estratégicamente para crear el máximo número de ciudades, caminos, praderas y monasterios, imitando la ciudad del sur de Francia. Luego, con las “ampliaciones” del juego, se añaden dragones, princesas, condes, abadías, torres y posadas, entre otras cosas. De repente, uno se encuentra metido de lleno en la época medieval!

Hace apenas un año, Rebeca y Gabi nos enseñaron a jugar – eso sí: con todas las posibilidades y ampliaciones posibles; empezamos a lo grande! Unos meses más tarde, Albert y Eli nos sorprendieron un día contándonos que ellos también estaban enganchados a la Carcassonnemanía. Y hace pocas semanas, Arnau y yo decidimos comprarnos el juego. Desde entonces, cae una partida diaria (sin exagerar). Tenemos una nueva adicción y se llama Carcassonne es nuestro nuevo lema xD

La agilidad del juego, la sencillez de normas y originalidad son, en mí opinión, los puntos fuertes del juego. Además, cada partida es distinta (por el azar de las fichas y la estrategia individual de cada jugador) y en ella se generan nuevos retos a nivel personal, lo que hace que sean partidas muy enriquecedoras y entretenidas.

Ya para terminar, deciros que en 2001 el juego ganó el premio al “Juego del Año”. Y que en 2004 un grupo de alemanes decidieron hacer esto y consiguieron un récord de Carcassonne gigante. Espero que estos dos detalles finales os acaben de convencer para empezar a jugar a Carcassonne (y sino, siempre podéis pasaros un día por nuestro piso y os explicamos 4 trucos básicos para empezar a construir ciudades ; )

Planing de 2 o 3 días en París

Publicado el by Roser Goula en Rutas por Francia

¿Qué ver en un fin de semana en Paris? ¿Dónde comer? ¿Qué visitar?

A los amigos que me preguntan qué recomiendo ver, comer y visitar en Paris les digo:

“Dejad la guía en casa, coged unos buenos zapatos (y un paraguas, por si las moscas) y salid a pasear por París. La ciudad el amor, de la luz y de la moda, es también la ciudad de los paseos y las callejuelas encantadoras. Siempre hay algo nuevo a descubrir en París”.

¿ MUSEOS ?

Personalmente, no soy  gran fan de los museos. Aparte, para ver y disfrutar de los museos de París necesitaríamos estarnos al menos 3 o 4 días. Si sólo se tiene un fin de semana largo, hay que elegir: o sólo museos o sólo paseos. Si eliges la segunda opción, sigue leyendo mis recomendaciones. Si elegiste la primera, no te podré ayudar así que mejor prueba a consultar en otros blogs… Désolée! Eso sí, quizás te sea útil (y rentable) comprar el Paris Pass. Te ahorrarás colas y tiempo, sobre todo si ya tienes claro que vas a visitar el Louvre y el Orsay. Es válido para 2, 4 o 6 días y tenéis ya las entradas para ambos museos, además de otras atracciones turísticas como el Arco de Triunfo o un crucero por el Sena.
 

DÍA 1. DÍA DE PASEOS 

La ruta empieza donde comienzan muchas de las citas y las quedadas de los parisinos: en Saint Michel (metro). La fuente del arcangel es el punto de encuentro de todo el mundo, y un buen comienzo de ruta andando por el centro de París. Cruzad el río (Sena), disfrutad del gran Hôtel de Ville (ayuntamiento), el museo moderno Pompidou y sus alrededores, la Consergerie, Notre Dame (las torres valen mucho la pena pero habitualmente hay mucha cola, asi que piénsatelo bien), pasearos por los Quais de la Seine (los domingos, los Quais están cerrados a la circulación y son siempre un buen momento para los paseos en bici, patines o andando). Podéis comer en el barrio Latino (Quartier Latin) o en Saint Germain. Ambos barrios están muy cerca y concentran una gran oferta de restaurantes donde se puede comer por menos de 15 euros un menú mediodía o un ‘plat du jour’. El Quartier Latin es más multicultural y turístico; Saint Germain, por su lado, es más frecuentado por parisinos (recomendación en Saint Germain: Café Jade en la rue de Buci; no estaréis anchos pero comeréis bien!). Después de comer, si estáis en Saint Germain os cae cerca el Pont des Ars y, en frente, el Louvre.

Por la tarde, podéis pararos a descansar en los Jardines de Luxemburgo, en el barrio Latino. Allí descubriréis la pasión de los parisinos más peques por los barquitos (‘les petits bateaux‘). Cogeros un par de sillas (de las que están un poco reclinadas!) y haced una buena siesta. Una vez tengáis energías renovadas, os podéis plantear seguir paseando por el barrio.Muy cerca están: la Universidad de la Sorbonne, el Panthéon y la concurrida calle Mouffetard, donde se reúnen habitualmente los jóvenes y estudiantes. Podéis cenar allí. Tenéis dos opciones, ambas deliciosas:

  1. Comer una fondue
  2. Comer una crêpe/galette.

Si optáis por la segunda y no os importa comer de pie por la calle, id al Au P’tit Grec. Nunca vais a probar una galette tan rica! Hecha al más puro estilo kebab pero en plan francès. Deliciosa! Siempre hay cola pero merece la pena esperar y ver como el chico ‘construye’ tal delicia.

DÍA 2. LUGARES EMBLEMÁTICOS

¿Qué debes visitar en París? Obligado en la primera visita: Montmartre y la Torre Eiffel. Empieza por una cosa u la otra dependiendo de donde tengas el hotel y de tus propios planes. Ambos sitios son súper turísticos, así que si sois -como yo- de los que huyen de guirilandia, os vendrán bien algunos consejos:

Montmartre: famoso por la plaza del Tertre, el Sacré Coeur (Sagrado Corazón) y el Moulin Rouge (el de verdad no tiene nada que ver con el de la peli, lo siento), en Montmartre hay otras cosas interesantes a descubrir: un museo de Dalí escondido cerca de la Plaza del Tertre, una ruta para descubrir los lugares donde se rodó el film Amélie (la cafetería, la tiendecilla de Cournichon, la rue Saint Martin…), el muro del Je T’aime (dentro de un parque pequeño en la salida del metro Abbesses, hay una pared pintada con la frase “te quiero” en todos los idiomas del mundo).

Torre Eiffel: para subir a la Torre Eiffel, suele haber siempre mucha cola. Hay dos formas de saltársela: comprar por internet por internet y acceder al ascensor sin hacer cola, o subir andando hasta el 2º piso (yo lo hice después de ir patinando durante 1 hora y luego me colgué los patines a la espalda, por lo que no es difícil). Si sólo queréis hacer mil fotos de la torre, os aconsejo bajar en metro Trocadéro, desde donde tendréis la mejor vista. Si hace bueno, los Champs de Mars son un lugar ideal para un picnic! Por la noche y para los que queráis que esta escapada París deje un buen sabor de boca, también existe la opción de cenar en la Torre Eiffel. Nosotros se lo regalamos a mis cuñados como regalo de bodas.

Si después de Montmartre y la Tour Eiffel os sobra tiempo y energías, podéis dejaros caer por el barrio de Le Marais, el barrio judío de París (también el barrio gay). Hay mucho ambiente por la noche! Y si os gusta el dulce, no estáis lejos de la isla de Saint Louis donde encontraréis los helados Berthillon, los mejores de todo París!

Paris 2009-02

La Torre Eiffel al atardecer, en un pic-nic en Champs de Mars

¿ 1 DÍA EXTRA ?

Para los afortunados que os quedáis un día más, el tercer día todavía tenéis cosas pendientes por ver en París: los Champs Elysées, el Arco de Triunfo, la Défense, el barrio de negocios de la Madeleine, los grandes almacenes (recomendación: en el último piso de los almacenes Printemps hay una terraza donde podéis tomar algo o simplemente entrar gratis y disfrutar de una magnífica vista de París!), la Ópera, la Torre Montparnasse (otra opción para ver París desde lo alto), las catacumbas en Denfert Rochereau…, y un sinfín de cosas! Pero mejor dejarlo para la próxima visita, ¿no créeis? Así, siempre habrá una excusa para volver a París! ;) Consejo para las Catacumbas: siempre suele haber MUCHA cola, así que si podéis, reservad el ticket por internet y ahorraréis tiempo.

booking

¿Necesitas más ideas? Sorpréndele con una de estas experiencias…

Si dispones de tiempo, presupuesto y días, las siguientes actividades son muy suculentas y seguro harán que tu viaje a Paris sea inolvidable: Crucero por el Sena, cena y espectáculo en el Moulin Rouge, tours en coches vintage, tours en bici o segway… Haz click en el botón para ver las actividades disponibles:

GETYOURGUIDE-boton

 

Ruta por Normandía y Bretaña (2ª parte)

Publicado el by Roser Goula en Rutas por Francia

 

Arnau y yo tomamos un TGV en Rennes y nos plantamos en poco más de dos horas a nuestra Paris, Paris, Je t’aime. Un fin de semana largo recorriendo nuestro barrio, nuestra calle, nuestras paradas de metro, nuestros pique-niques en la tour eiffel, nuestras crêpes en mouffetard…. Pero a París ya me dedicaré en otro momento (queda pendiente un post de mis recomendaciones para visitar y conocer la verdadera París).

Mis padres cotinuaron la ruta por Bretaña  que habíamos empezado 5 días antes (ver la etapa previa por Normandía y principio Bretaña) con el objetivo de dar la vuelta a la península y terminar 4 días más tarde en Barcelona. Obviamente, esta segunda parte del viaje no os la puedo contar como la primera, pero voy a apuntaros la ruta por si alguien quisiera tener una orientación.

(Recomendado: Leer la 1ª parte del viaje por Normandía y Bretaña)

2ª parte del viaje Normandía Bretaña. 4 días más.


Ver mapa más grande

Día 6: Rennes – Morlaix

Morlaix es una ciudad turistica bastante animada, tanto de día como de noche, que no tiene nada en especial aparte de un acueducto (s. XIX) en pleno centro. Además, es un buen campamento base para conocer la parte noroeste de Bretaña.

morlaix

Acueducto de Morlaix. Foto con licencia CC de oatsy40

 

Día 7: Morlaix – Carantec – Rumengol – Huelgoat – Quimper

Carantec es la ría de Morlaix, un pasiaje precioso lleno de verde y azul. Muchos dicen que esta parte de Bretaña es como Galicia: verde, preciosa y llena de rías. Dejando Carantec y conduciendo en dirección a Quimper, se atraviesa un parque natural fantástico, lleno de pueblecitos y rincones encantadores. Podéis parar en Rumengol, en Huelgoat, en Lecronan y en Le Faou. Éste último es otro de los reconocidos como uno de los pueblos más bonitos de Francia, pero según me comentaron mis padres Lecronan y Huelgoat eran mucho más especiales y tenían más encanto. Lecronan destaca por sus artesanos: chocolateros, pintores, escultores, ceramistas, pasteleros… Y ya dejando los pueblos bucólicos del oeste de Bretaña, llegamos a la costa sur, donde la ciudad de Quimper, pese a poder parecer industrial, tiene un centro histórico muy bonito para dar una vuelta o comer una crêpe en una terraza. Si pasáis por Quimper no dejéis de visitar una tienda centenaria especializada en música celta: Mad e Breiz (reconocida como la mejor tienda de música bretona).

le faou

Le Faou, precioso y típico pueblo de Bretaña. Foto con licencia CC de jmt-29

 

Día 8: Quimper – Concarneau – Pont Aven – Carnac – Quiberon – Nantes

Que nadie se lo tome mal: el sur de Bretaña es también precioso, pero mis padres aquí ya estaban cansados de tanto verde, tanto pueblo y tanto turista (como más al sur/este, más turistas había), así que recorrieron la costa sur en tan sólo un día. Es recomendable pasar un par o tres de días y verlo todo con más calma.

Concarneau es un pueblecito fortificado encantador, situado a sólo 15 km de Quimper. Cerca, también, está Pont Aven, un pueblo lleno de pintores conocido por haber albergado grandes pintores como Gauguin y Van Gogh. Actualmente, está lleno de galerías de arte y es una parada obligatoria para todos los amantes de la pintura y el arte.

concarneau

El pueblo amurallado de Concarneau. Foto con licencia de CC de gattospino

En Carnac se encuentra la extensión de Menhires más grande de toda Francia. Impresionante. Todos perfectamente alineados y clavados en la tierra. Incluso hay quienes se hacen la verja de su casa de Menhires!! Quiberon es la mini península en la costa sur de Bretaña. Mucho más masificado que el norte, tanto Carnac como Quiberon están llenos de turistas, sobre todo los fines de semana.

Día 9: Nantes – Barcelona

A pesar de que Bretaña está más al sur que Normandía, está tan al oeste que el viaje todo directo hasta Barcelona sigue sin bajar de los 1200km. Por eso, mis padres decidieron hacer noche en Nantes y bajar desde allí el día siguiente.

 

Recomendado: Leer la 1ª parte del viaje por Normandía y Bretaña

 

Ruta por Normandía y Bretaña (1ª parte)

Publicado el by Roser Goula en Rutas por Francia

 

No es sencillo montar un viaje en coche haciendo ruta por las regiones francesas de Bretagne y Normandie. Me costó muchísimo saber qué pueblos merecían la pena y qué podíamos saltarnos (leí algunos blogs, foros y guías), así que os dejo mis apuntes de la ruta final elegida (improvisada –> porque en este tipo de viajes lo mejor es improvisar!) para que el próximo que vaya para allá lo tenga un pelín más fácil.

Ruta en coche Normandía y Bretaña. 5 días (10 en total, sumando las 2 etapas)


Ver mapa más grande

 

Dia 1: Barcelona – Chartres

Pese a que no era nuestra intención parar, nos vimos obligados a hacer noche en esta bonita ciudad del sur de París con una muy famosa catedral como centro de interés cultural. En verano, se celebra La Nuit de la Lumière -La Noche de la Luz- y todos los edificios y monumentos más emblemáticos de CHARTRES se iluminan de colores y luces diferentes. Es espectacular! Chartres mereció la pena.

Día 2: Chartres – Rouen – Honfleur – Deauville – Caen

Una vuelta por Normandía debe pasar siempre por ROUEN, su capital, y quizás una de las ciudades con más encanto de toda la ruta. Es un buen ejemplo de arquitectura típica (con sus casas medievales de madera y colores diversos) y tiene una gran animación -sobre todo los domingos por la mañana, día de mercado. HONFLEUR es el destino turístico de muchos franceses y es que a pesar de lo que podamos pensar los mediterráneos las costas de Normandía tienen grandes (extensas y bonitas) playas y muy buen tiempo! (Normandía es una de las regiones con más sol de Francia, junto al Midi-Pyrenées; aunque de la misma manera, también es una de las más lluviosas). De Honfleur a DEAUVILLE se llega por una carreterita de costa rodeada de playas, villas y gites que dan envidia a más de uno. Por último, CAEN no tiene nada en especial pero es un buen punto de partida para la segunda parte de Normandía.

Honfleur

Día 3: Caen – Playas del Desembarco de Normandía (Omaha Beach) – Dol de Bretagne – Saint Suliac – Saint Malô

Las Playas del desembarco merecen una visita si sois fans de la historia. La visita a los cementerios y memoriales ya depende de cada uno, pero un paseo por la espectacular OMAHA BEACH vale mucho la pena. Incluso si hace buen tiempo, es incluso una gran opción para darse un baño. Aquí desembarcaron en 1944 las tropas de aliados que frenaron a los nazis. Y ya saliendo de Omaha Beach en dirección Dol de Bretagne, abandonamos Normandía para pasar a Bretaña. Dos pueblecitos encantadores que merecen un paseito tranquilo, antes de llegar a la turística y masificada Saint Maló: DOL DE BRETAGNE y SAINT SULIAC. El segundo, se trata de un tranquilo pueblo de pescadores muy pintoresco cuya principal peculiaridad es que en la entrada de sus casa cuelgan las redes de pescar para hacer bonito. SAINT MALÔ podría ser una Carcassone pero no le llega a la suela de los zapatos. La ciudad fortificada es demasiado turística y artificial, pues se reconstruyó entera; pero aún así, SAINT MALÔ es casi una visita obligada.

OMAHA BEACH, PLAYAS DEL DESEMBARCO DE NORMANDIA (DIA D, 1944)

Día 4: Saint Malô – Le Mont Saint Michel – Côte d’Émeraude – Cancale – Dinan 

El MONT SAINT MICHEL está en la frontera entre Normandía y Bretaña, por lo que siempre ha sido motivo de disputa entre normandos y bretones. Actualmente, los mapas indican que la famosa abadía está realmente en Normandía, pero el resto de pueblos visitados durante esta etapa son todos Bretones. Al Mont Saint Michel hay que ir, como bien me recomendaba Rebeca, muuuuuy temprano! Sea como sea, siempre se hacen colas, por lo que seguro que vas a gastar mediodía como mínimo. La espectacularidad del lugar es sin duda ver el monte por fuera con su fortificación y su abadía en lo más alto. Si lo hubiéramos sabido, hubiéramos reservado plaza para las excursiones que se hacen a pie por las marismas de los alrededores. Eso sí que es espectacular. Incluso hay arenas movedizas! (por eso hay que ir con guía). Ten en cuenta las mareas a la hora de visitar el Mont Saint Michel. 2 días al mes, los alrededores quedan completamente inundados, incluidos los parkings de coches. El resto del mes, la marea está alta habitualmente a las 6 de la mañana y a las 18h. Y está en su nivel más bajo a las 12 del mediodía y a medianoche. (evidentemente, las excursiones se empiezan sobre las 11h).

booking

Dejando el Mont Saint Michel y su súper masificación de turistas (hay tanta gente y está tan mal organizado que en hora punta quedas atrapado en las calles de la fortificación sin poderte mover. un agobio), se puede hacer la COSTA ESMERALDA en coche yendo siempre en dirección Saint Malô. En la Costa Esmeralda destacan los viveres de ostras y el pueblo de CANCALE, famoso en toda Francia por sus ostras (incluso tienen un museo dedicado a la ostra!) y unas playas vírgenes preciosas que ratifican el nombre de Costa Esmeralda. En la zona del Pointe du Grouin (la punta de la península) abundan varias playas escondidas completamente vírgenes, lejos de los turistas, de los hoteles, de los edificios y chiringuitos… Un auténtico paraíso en Bretagne! La vegetación llega hasta la misma arena de la playa.

Tras dejar la Costa Esmeralda y atravesar Saint Malô, la siguiente parada es DINAN, un pueblo precioso y encantador, que conserva casi todos sus edificios medievales originales, incluida la muralla. Junto a Rouen, DINAN es una de las mejores paradas del viaje!

Mont Saint Michel

Excursión Arenas Movedizas por las marismas del Mont Saint Michel

Día 5: Dinan – Rennes 

Como capital de Bretagne, RENNES merece una visita por su animación y su vida estudiantil y nocturna. Llegados a este punto, las casitas medievales de madera ya no nos sorprenden (Rouen y Dinan se llevan la palma con los “Ooooh” y las fotos de lugares encantadores), incluso es una parada que puede saltarse.

Dinan, Bretaña francesa

Rennes

Nosotros pasamos por aquí obligados, ya que al día siguiente teníamos que coger un TGV en dirección a París, para volver a ver a nuestros amigos del Erasmus-Leonardo en París. Mis padres continuaron con la ruta por Bretagne (pronto escribiré la 2ª parte y continuación del viaje) y visitaron varios pueblos preciosos en Bretaña. Me pareció que la ruta no estaba “acabada” para alguien que esté buscando información para un viaje a Bretaña-Normandía, así que decidí escribir la segunda fase del viaje “de parte de mis padres”. Ver la continuación de la ruta por Bretaña y Normandía 

rentalcars2

prochain arrêt: normandie – bretagne – paris

Publicado el by Roser Goula en si no estoy viajando...

Y de nuevo, tras cuatro semanas trabajando, nos volvemos a ir de vacaciones! ^^ Esta vez cambiamos el bañador mallorquín y las toallas decathlon por los jerseis, el paraguas y chubasquero. Nos vamos al norte de Francia. Salimos el sábado por la mañana en coche en dirección Normandía. La idea es llegar a Honfleur, a 1200 y pico kilómetros de Barcelona. Menos mal que conduce mi padre… Desde allí iremos bajando visitando rinconcitos bretones y normandos (las playas del desembarco, el Mont Saint Michel, Saint Malo, Dinard, Dinan, St Brieuc, Cap Frehel, …) hasta llegar a Rennes, donde Arnau y yo cogemos un TGV el jueves en dirección PARIS. Después del “au revoir” el 12 de agosto de 2007, justo 2 años después, regresamos a nuestra París. Nuestro barrio XIVème, nuestras crêpes en Denfert Rochereau, nuestros pique-niques en la Tour Eiffel, nuestras soirées en el Pont des Ars, nuestro P’tit Grec. Hay ganas de volver a París. Nos esperan Cris y Mélanie del Erasmus, Claire (y Greg) del stage, quizás Thomas y Alicia del Hospitality, y un montón de recuerdos en cada rincón de la ciudad.