El día que estuve en Overbooking. O la importancia de hacer el check-in online

Escribo este post desde el avión de Vueling en el que casi-casi-casi no entro. Y no por llegar tarde, como me ha pasado alguna otra vez; esta vez había overbooking. Con un billete comprado hace 5 meses. Para mí, una injusticia total.

Al final he entrado en el avión, pero en el momento en el que nos han informado me he sentido tan perdida, que me he decidido a escribir en este post qué es el overbooking, cómo evitarlo y qué hacer en caso de estar afectado. ¡Ojalá que os sirva a algunos para evitar estar en esta situación de overbooking!

Hablando con azafatas/os y afectados por la misma razón he aprendido algunas cosillas durante la espera en el aeropuerto. Un breve resumen:

  • Haz siempre el check-in online. Aunque veas que no te sientas al lado de tu compañero/a.
  • Por si las moscas, llega siempre con bastante antelación al aeropuerto. Sobre todo si no has podido hacer el check-in online (podría ser por overbooking).

1. Haz siempre el check-in online. Siempre.

Para empezar, las compañías aéreas SIEMPRE suelen vender más billetes de los que tienen, porque saben (o piensan) que muchos no vendrán (llegarán tarde, se perderán en el aeropuerto, olvidarán que tenían un vuelo o vete a saber). El problema llega cuando toda la gente del vuelo confirma que vendrá y hay algunos que ya no caben. Ahí hay overbooking.

Y ahí está la clave para evitar quedarse en tierra cuando hay overbooking: tener hecho el check-in online. Hasta hoy pensaba que el check-in online servía solo para asignar un asiento, y que en caso de overbooking se tenía en cuenta la web de venta del billete y la fecha. Pues iba bien equivocada. Solo se tiene en cuenta que hayas “confirmado” que vendrás a este vuelo: es decir, que hayas hecho el check-in online unos días antes.

¿Por qué no lo hice yo? Porque volaba con otra compañera de trabajo que iba con un bebé. Y como sé (por otros vuelos con bebés que he hecho) que a las mamás con bebés no les dejan hacer check-in online sino que tienen que pasar por mostrador de facturación, pensé que ya puestos mejor ir directamente todos juntos al mostrador y así de paso nos sentaban juntas. ¡Meeeeec, error! Se ve que tendría que haber hecho el check-in online para confirmar que voy a coger ese vuelo y luego, si eso, presentarme en el mostrador con mi amiga para pedir que me cambiaran el asiento y poder ir con ella.

Lo fuerte es que el padre de la criatura tampoco hizo el check-in online por la misma razón que yo y casi casi se queda en tierra conmigo también. En el mismo mostrador de facturación nos han informado de que la mamá y bebé tenían asiento y que los otros dos tendríamos que esperar al final de embarque para ver si quedaba algún asiento libre (de alguien que no hubiera llegado a tiempo pese a haber hecho el check-in).

2. Cómo eligen quien entra antes, en el overbooking. La importancia de facturar pronto.

Ok, llevamos overbooking y no sabemos si entraremos en el vuelo. ¿Ahora qué? Nos han dicho que fuéramos a la puerta de embarque, dijéramos a la azafata que estábamos con overbooking y esperáramos allí hasta que cerrara el embarque. Y así lo hemos hecho, encontrándonos una decena de personas más en la puerta de embarque ya cerrada. (nunca había deseado tanto que cerraran rápido un vuelo como hoy; siempre suele ser al revés, verdad?)

Una vez cerrado el vuelo, miran cuantas personas no se han presentado al embarque y van llamando por orden. ¿Qué orden? El de llegada al mostrador de facturación.

Por suerte, en nuestro caso habíamos llegado 2h15min antes y quizás hemos facturado 10-15 min después, por lo que sabíamos que seríamos de los primeros de la lista. Efectivamente, éramos el 2º y 4º. Y hemos entrado. Creo de hecho que ha entrado todo el mundo que estaba en overbooking (o casi todos, porque he contado diez personas entrando, seguro).

Otro chico que también estaba con overbooking nos contaba que él ayer noche probó de hacer check-in y vio que no le funcionaba la página web. Pensó que era un error. Pues no, era que el sistema no podía darle asiento y por eso le daba error. Él también ha llegado pronto al aeropuerto y ha entrado en 5º lugar.

3. ¿Y los pasajeros que habían facturado y que no han llegado al avión?

Pues no lo sé. Quizás estaban en control de pasaportes o en el camino al aeropuerto o quizás se han dormido… Lo único que sé es que han sacado sus maletas del avión — y espero que hayan metido las nuestras.

4. Si te quedas en tierra…

Durante nuestra (larga) espera sin saber si entrábamos, otra pasajera del vuelo nos ha contado que ella tuvo overbooking la noche anterior y que la reubicaron en este vuelo de la mañana. Nos ha contado que tuvo que hacer reclamación a Vueling para ser indemnizada y reclamación a Iberia para tener comida y alojamiento. Si le añades que tienes que sacar maletas y volver a reservar un vuelo en el mostrador de vueling… uf, menudo rollo. Ella en este vuelo ya tenía también el asiento asignado. Aquí tenéis info oficial de la web de vueling para overbookings.

5. Vuelo con final feliz.

Hoy hemos pasado de la desesperación a la felicidad en menos de dos horas. Es de agradecer que a pesar del mal rato, el vuelo ha llegado a la hora (el embarque ha sido bastante rápido y muy puntual y el proceso de reasignación de los overbookings no han sido más de diez minutos).

Así que a pesar de que estoy enfadada con Vueling y las demás compañías aéreas por vender más billetes de los que tocan y hacernos pasar mal ratos como el de hoy, un agradecimiento a Vueling por habernos metido finalmente en ese vuelo.

Aterrizados a la hora. Y maletas llegadas. 🙂 Otra experiencia para contar. Y voy a hacer pronto el check-in online del vuelo de vuelta para que no pase lo mismo…

fotos: James AbbottChris OakleyOlya Sanakoev,whity

2 thoughts on “El día que estuve en Overbooking. O la importancia de hacer el check-in online

  1. En mi caso padecí un caso de overbooking en un vuelo a Copenhague en agosto de 2013. Mi vuelo salía de El Prat a las 12:30h, y al llegar al mostrador de Vueling ya me avisaron de que podría pasarme esto. Una vez en la puerta de embarque me dejaron fuera del vuelo y me quedé a la espera de instrucciones. Fui al mostrador de reclamaciones y me encontraron vuelo para Palma de Mallorca a las 15:30h, y de allí a Copenhague con otra compañía. Me dieron un vale de comida y con esto se me hizo más amena la espera antes del primer vuelo. Una vez en Palma utilicé el segundo vale para merendar y tomar algo de agua y después de una larga espera a las 21:30h salió el avión de Air Berlin para mi destino. Total, que llegué a Copenhague ya a las 00:30h de la madrugada y me encontré allí totalmente colgado puesto que no había ya otro medio de transporte hacia el centro que no fueran taxis. Cogí uno y me clavaron 42 eurazos. Finalmente una vez hube regresado a Barcelona presenté una reclamación por overbooking y me indemnizaron con 400 euros. Pero sinceramente, habría preferido no haber pasado por aquello ni haber perdido un día entero.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *