Playa de la Arrabassada

Ruta en bici por Tarragona con Itinere Tours

He estado muchas veces en Tarragona (en el instituto elegí letras y solíamos visitar la antigua Tarraco una vez al año para estudiar la vida y cultura de nuestros antepasados romanos), pero debo reconocer que hasta el momento siempre había visitado lo mismo: el circo, el anfiteatro, el foro romano, la muralla… Por eso, mi percepción de Tarragona era la de ciudad un tanto monótona. Por suerte, en mayo, mi percepción cambió: descubrí que en Tarragona, además de ruinas romanas, también hay barrios locales y lugares tranquilos en los que pasear y disfrutar de la naturaleza. Fue gracias a una visita guiada en bici (eléctrica, por supuesto – lo dudabais?) que, con el permiso del gran imperio romano, me escapé de las ruinas para conocer los rincones más actuales de la ciudad. ¡Ahora ya entiendo por qué a mi amiga Ane le gusta tanto Tarragona!
Arrabassada

Mirador de la Arrabassada

Nuestro tour empezó a las 10h en la Baixada del Roser – con un inicio así, la cosa pintaba muy bien! Allí están la tienda y oficina de Itinere Tours, una empresa especializada en visitas guiadas a pie y en bici. Conocen al dedillo la ciudad y sus tradiciones y fueron en este caso los mejores anfitriones para darme una nueva bienvenida a la ciudad.

baixada

Recorrimos Tarragona de punta a punta: de los Campos de Marte al anfiteatro romano; de allí, a la playa de la Arrabassada, para sentarnos a tomar un refresco. La Arrabassada es grande y ancha, una playa muy habitual entre los habitantes de Tarragona. Luego, reseguimos la costa hasta el barrio de pescadores “El Serrallo”, muy mono y auténtico. Seguimos rodeando la ciudad para entrar por el otro extremo, junto al río Francolí, donde los locales suelen ir a pasear y a correr. Finalmente, pedaleamos por toda la Rambla Nova hasta llegar de nuevo a la Catedral y al precioso centro histórico.

[wpsgallery]

Fueron algo más de dos horas de explicaciones, vistas panorámicas y sobre todo, disfrute. Me gustó descubrir la parte más local de Tarragona, y conocer otros rincones no tan turísticos. Gran parte del éxito fue sin duda que el tour fuera en bici eléctrica. ¡Qué maravillosa sensación la de pedalear un poco y notar como la bici va sola! Como si alguien te estuviera dando un empujoncito para subir más rápido. Creo que a partir de ahora voy a pedir siempre bici eléctrica…

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

¿Para quién está recomendado este tour? Si me pedís opinión, para todo aquel que quiera tener una visión más amplia de Tarragona y no solo quedarse con el centro histórico. Evidentemente, si es tu primera visita a la ciudad, primero es importante que conozcas y visites los monumentos romanos; pero si luego te queda tiempo y quieres conocer zonas no tan turísticas, sin duda, este tour en bici es un muy buena opción. El precio es de 25€ por personas y los grupos suelen reducidos. Las bicis están en perfecto estado y los guías, buenas personas. ¡Un diez!