Primo corso d’italiano

Ayer llegué al aula 46 media hora antes de que empezara el curso, me senté en un banco e intenté no ponerme más nerviosa de lo que ya estaba. No había nadie todavía, pero pronto empezó a llenarse el “hall” de docenas de estudiantes que, como yo, empezaban ayer algún curso de idioma. Me miré a los estudiantes de mi alrededor… No tenían mucha pinta de querer estudiar italiano (…y yo sí?). Me volví a sentir como una niña pequeña, sin saber dónde meter todo el entusiasmo que llevaba conmigo desde hacía horas, e intenté disimular mi nerviosismo.

Por fin entramos en clase. Rosella Livoli, una Romana de nacimiento y catalana de adopción desde hace más de 30 años, sería la encargada de hacernos “imparare” italiano durante los próximos meses.

A través de jueguecitos, post-it i presentaciones varias, pronto fuimos conociéndonos los casi treinta estudiantes que llenábamos el aula. Efectivamente, todos éramos muy distintos pero queríamos aprender italiano por motivos parecidos: para viajar, para aprender una lengua cantando, para desconectar, para salirnos de la norma “inglés, francés, alemán” y, sobre todo, para divertirnos ^.^

Ayer, por primera vez, durante las 2 horas que duró las clase, la profesora pudo hablar todo el rato en italiano y no hubo ningún problema de comprensión. ¡Cómo se le sube el ego a uno, al comprobar que puede entender e incluso contestar (chapurreando, pero eso sí, con toda la gracia del mundo) un idioma más ya sólo en la primera clase! Deberíamos cambiar el eslogan de Redbull por: “¡el italiano te da alas!”. Estábamos todos encantados, escuchando la bonita melodía que sonaba y pensando que algún día nosotros también podremos “parlare” así de bien; todos menos uno: John Andrew, un americano que apenas sabe hablar en castellano y que, el pobre, no pillaba ni una. En el otro extremo, también descubrimos gente que ya habla italiano a un nivel fluido por tener novios, abuelos o amigos Erasmus que les hablan todo el día en italiano. En fin, yo como siempre estoy por allí en medio, todavía más ilusionada que ayer y deseando que llegue “giovedi” para aprender algo más y empezar a hacer mis posts en italiano ^.^ “Per fardare, claro!”

Para aquellos que vivan en “Barcellona” y quieran practicar o aprender italiano, existe una revista gratuita que se llama “Quotidiana” y que es muy mona, así con un diseño muy…muy… italiano 😉 Es la “prima rivista gratuita in italiano-catalano”. La podéis encontrar mensualmente en: Consulado Gral de Italia, Inst. Italiano de Cultura, Info i Turisme de Catalunya, EOI Bcn, EOI l’H, EOI Esplugues, UB departamento Erasmus, Estación de Sants, aeropuertos catalanes y en un sinfín de cafés y restaurantes italianos.


2 thoughts on “Primo corso d’italiano

  1. uoooo!! jo he entes el ke has dit en italià!!! jeje, no si resultarà ke no soc tant ruc : P

    apa haviam si ens veiem i ens aborrim junts!!!

    bacios ; )

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *