Ruta por la isla sur de Nueva Zelanda - Recomendaciones iniciales

Si preguntas a un "kiwi" sobre qué deberías visitar en un viaje a Nueva Zelanda te responderá que vayas a la isla sur. Allí está la Nueva Zelanda más salvaje, más inhóspita y más pura. La isla sur es un país de paisajes. Montañas, Ver más

Presupuesto de un mes en Australia

Australia es uno de los países más felices del mundo y, sí, sin duda aquí se nos ha subido la felicidad a la cabeza. Como el mes en Nueva York nos costó tan poquito, llegamos a Australia con la tranquilidad de que podíamos gastar Ver más

Snorkel en la Gran Barrera de Coral de Australia con Poseidon Cruises

La Gran Barrera de Coral de Australia es algo a ver una vez en la vida. Una experiencia de esas que pone los pelos de punta. Solo hace falta poner la cabeza en el agua para poder ver peces de colores, corales de todo Ver más

El día que vimos canguros y koalas en Australia

Sabíamos que al llegar a Australia, una de las primeras cosas que queríamos hacer era ver canguros y koalas. Al preguntar a nuestros partners de intercambio cuál era el mejor lugar cerca de Melbourne para ir a verlos, no dudaron ni un segundo en Ver más

Nueva York es una ciudad para vivirla

Algunos me habéis pedido que escriba un artículo con nuestra opinión actual de Nueva York, que os explique por qué hace seis años cuando visitamos la ciudad por primera vez nos nos gustó nada y ahora nos está encantando. La respuesta es bien sencilla, Ver más

Rutas por Estambul, para ver la ciudad en 3 días

Qué ver en Estambul en un viaje de 3 ó 4 días? Por dónde salir de noche? Dónde comer? Istanbul es una metrópoli enorme y hay que planear bien el viaje antes de ir para no encontrarse perdido. Nosotros estuvimos en Octubre 2010 y Ver más

Las mejores playas y pueblos de la Costa Brava

Publicado el by Roser Goula en Rutas por Catalunya

En Barcelona, las temperaturas se acercan ya a los 20ºC. Nuestros queridos guiris van en manga corta y sandalias, mientras los locales aprovechamos cualquier rayo de sol para coger un poco de tono y volver a sentir ese calorcito en la piel. Ya es “temps de flors” en Girona y hace ya varias semanas que ha empezado la operación bikini. Efectivamente, todos son síntomas inequívocos de que el verano se acerca. Bravissimo!

castell begur

Apuntando al verano, desde el castillo de Begur

rentalcarsCada verano hay alguien que me pregunta por las mejores calas y pueblos de la Costa Brava. No es una ciencia exacta, realmente todas son preciosas, pero es cierto que hay algunos lugares que no debes perderte si visitas algún día la Costa Brava. Por eso, hoy comparto mis playas y pueblos recomendados en el Empordà, la “Toscana catalana”. He intentado recopilar un poco de todo: calitas pequeñas, playas grandes, pueblos con encanto, grandes centros festivaleros, lugares tradicionales, monumentos… *

* Esta clasificación ha sido elaborada tras 28 años de experiencia recorriendo cada verano diferentes calas. Tras el esfuerzo de tumbarme en cada playa, ponerme morena, comer un helado, jugar a las palas y bañarme en el mar, ya puedo decir que soy una experta en playas y pueblos “braveros”.


Mostrar Costa Brava Recomendaciones en un mapa más grande

 

 

MIS RECOMENDACIONES EN LA COSTA BRAVA

PALS Y PERATALLADA

El pueblo de Pals és de visita obligada en cualquier escapada a la Costa Brava. Pequeño y medieval, os enamoraréis de Pals en seguida. Debéis dejar el coche abajo y subir al casco antiguo andando por sus callejuelas llenas de flores y arcos. Pals es un buen lugar para tomar un helado o descansar en una terracita.

Pals Costa Brava

Paseando en Pals, cuando éramos jóvenes… ¡Era nuestra primera escapada en coche!

Si estáis por allí a la hora de comer, mi recomendación es el restaurante Can Padrés 2, entre Pals y Regencós; especialistas en pollos a l’ast. ¡Los mejores que he probado en mi vida! Cada verano voy al menos una vez expresamente para comerlos, con eso os lo digo todo.

Cerca de Pals se encuentra Peratallada, otro pueblo chiquitín y encantador de atmósfera medieval. Merece la pena pasearse un rato por él.

BEGUR

Begur destaca por su castillo en lo alto de un monte desde el que hay buenas vistas de la zona. Las playas de Begur son de las más bonitas para mi gusto, pero también de las más turísticas por lo que es difícil plantar la toalla en agosto. Especialmente recomendables: Cala Fonda y Aiguablava.

Begur

Vistas desde el castillo de Begur

Cala Fonda es una pequeña cala que, como su nombre indica (en catalán), es muy profunda; en cuanto pones el pie dentro del agua, te cubre un metro. Por eso, no es una buena opción si vais con niños, con personas mayores o que no sepan nadar bien. Hay un buen tirón de escaleras para bajar hasta la cala, y eso hace que menos gente quiera ir. Agua muy fresca y transparente porque no es una playa de arenas, sino de pequeñas piedras.

En pleno corazón de Begur, se encuentra el Hotel Aiguaclara, un hotel familiar, con toques vintage y gusto exquisito. Joan y Clara, sus propietarios, han sabido transformar esta Palacio Colonial del 1866 en un hotel boutique muy acogedor y agradable. Se trata de un hotel pequeño (10 habitaciones) y tranquilo; perfecto para una escapada en pareja sin demasiados agobios. Aiguaclara es mucho más que un hotel con encanto en la Costa Brava: es relax, es hospitalidad y es tradición. Como dice su lema, es un hotel “fet amb love” (hecho con amor). No olvidéis probar sus platos y menús en su restaurante ubicado en el precioso jardín al cual se accede también por la calle (abierto al público).

 

EL GR DESDE PLAYA CASTELL (PALAMÓS): S’ALGUER, CALA CORB Y CALA ESTRETA

Cala Castell es una de las playas más famosas y tranquilas de Palamós. Bastante grande, de arena, ideal para ir con niños. Pero lo interesante de ir a Cala Castell es poder andar por el Camino de Ronda (GR) y ver tres calas espectaculares: Cala Corb, Cala Estreta y S’alguer.

Mirando al mar, desde Castell hacia la derecha (sur) llegaréis en 5 minutos a un preciosísimo y pequeñísimo pueblo de pescadores, S’Alguer. ¡Imprescindible!

S'alguer costa brava

El diminuto pueblo de S’Alguer

Desde Playa Castell hacia la izquierda (norte) iréis a Cala Corb y Cala Estreta en apenas 30 minutos andando. Cala Corb y Cala Estreta, dos calas a las cuales sólo se llega andando entre pinares y acantilados espectaculares. El camino de ronda está totalmente señalizado, es muy sencillo y permite ver el auténtico paisaje mediterráneo de la Costa Brava. Es un camino habitual y conocido y, a pesar de que hay quien lo hace en chanclas, lo mejor es ir calzado con zapatillas.

Cala Corb

Cala Corb desde el GR. Se puede bajar por unas escaleras.

cala estreta

Cala Estreta

L’ESCALA – EMPÚRIES

Famosa por sus anchoas, L’Escala es uno de los pueblos pescadores más importantes de Cataluña. La tradición, la tramontana y la gastronomía son sus características principales. Situada al sur del Golf de Roses, l’Escala ofrece turismo de calidad, familiar y tranquilo. Es una zona más natural y menos masificada; para mí, un buen lugar desde el que moverse por L’Empordà.

Junto a L’Escala, está Empúries donde llegaron los griegos a la Península Ibérica hace miles de años. Todavía hoy se conserva el antiguo muelle griego donde atracaron por primera vez. Desde L’Escala sale un paseo peatonal (y bicis) que va hasta Sant Martí d’Empúries, un pueblo encantador.

Sant Marti Empuries

Sant Martí d’Empúries

Justo en Empúries se encuentra el Hostal Spa Empúries, un hotel fabuloso y tranquilo frente la Cala del Portitxol, considerada recientemente como una de las mejores de Catalunya según Time Out Barcelona. Si buscáis una escapada relajada y muy natural, en el Hostal os tratarán de maravilla. Además, la Cala del Portitxol es perfecta para ir con niños: arena fina, poca profundidad, con un pinar muy cerca para disfrutar de la sombra y sin tráfico de coches en los alrededores. Podéis leer mi crónica completa sobre el hostal en este otro post.

hostal empuries frente cala portitxol empuries

Hostal Empúries frente a la Cala Portitxol

 

LLAFRANC Y CALELLA DE PALAFRUGELL

Llafranc y Calella de Palafrugell son otros dos pueblos pescadores con mucho encanto, situados uno junto al otro. Calella es famosa por sus habaneras en verano y Llafranc es un buen lugar para ir a cenar una noche de verano. En Llafranc algo muy recomendable es subir en coche hasta el Far de Sant Sebastià, un faro con unas vistas espléndidas. La carretera sube una montaña e incluye varias curvas, pero merece la pena.

Llafranc

Las barcas de pescadores de Llafranc

EMPURIABRAVA Y PLATJA d’ARO

Empuriabrava y Platja D’Aro son los lugares habituales de veraneo de los habitantes de la provincia de Girona y Barcelona. Aquí no hay pequeñas calas sino extensas playas de arena para jugar a volleybol, a palas o tumbarse con espacio. Si os va la marcha, tanto en Platja D’Aro como en Empuriabrava encontraréis muchísimas opciones discotequeras, bares, heladerías y todo tipo de comercios.

MONASTERIO DE SANT PERE DE RODES

Al norte, en el Cap de Creus, se encuentra el Monasterio de Sant Pere de Rodas (siglo IX-XI) que merece la pena visitar y además tiene unas vistas impresionantes. Sant Pere está cerca de Cadaqués, posiblemente, la población más famosa de la Costa Brava gracias a Dalí y a sus casitas blancas de postal. No os lo creeréis, pero todavía no he estado nunca en Cadaqués… Las curvas, la distancia y la cantidad de gente que hay han sido siempre buenas excusas para mí. Intentad ir a Cadaqués fuera de temporada de verano – ya me contaréis.

Sant Pere de Rodes

Sant Pere de Rodes

CANYELLES – ROSES

No podía faltar en la lista, la playa a la que voy más habitualmente. No tiene tanto encanto como las otras listadas en este post, pero es una de las más cercanas a Olot (donde paso siempre parte de las vacaciones de verano) y hay poca gente (la foto es de pleno mes de agosto para que os hagáis una idea). Además, queda resguardada de la tramontana, por lo que casi siempre suele hacer buen tiempo. Es una cala tranquila y muy familiar. Perfecta para ir con niños.

canyelles

Cala Canyelles Petites, cerca de Roses

 

Cómo ir de Barcelona a la Costa Bravarentalcars

  • COCHE: alquilar un coche es lo más recomendable para que puedas ir a diferentes pueblos y playas y moverte a tu aire. Los descritos en este post son pueblos pequeños y puedes ver varios en un solo día. Pero necesitas moverte en coche.
  • AUTOBÚS: La compañía de buses Sarfa conecta Barcelona y la Costa Brava. El trayecto es muy largo porque va parando en varios pueblos, pero si no queréis alquilar coche desde Barcelona es una buena opción. Todos los buses salen de la Estación de Autobuses del Nord. A modo de ejemplo, un billete de Barcelona a L’Escala cuesta 20 euros y el trayecto dura 3 horas.
  • TREN: El tren sólo es una buena opción si tenéis pensado visitar (o alojaros) en Girona o Figueres. Podéis llegar en tren regional o AVE a ambas ciudades (preciosas, por cierto) pero desde allí necesitaréis coche o autobús para acercaros a los pueblos costeros.

 

 

 

¿Cuál es vuestra playa favorita en la Costa Brava?
Dejad un comentario más abajo. Gracias!


Muchos me preguntáis al leer estos posts sobre mis viajes haciendo intercambio de casas… “¿Pero tú con qué página web haces los intercambios?” Pues con IntercambioCasas.com! Tras 10 intercambios y una satisfacción total, ahora tengo el placer de forma parte del equipo también, así que os garantizo (desde dentro y desde fuera) que es una empresa 100% segura. Si utilizáis el link a continuación para registraros, me dan puntos a mí! Gracias de antemano y felices intercambios! ;)

boton-intercambiocasas-icc


Tumbados en las salvajes playas de Istria

Publicado el by Roser Goula en Rutas por Croacia

Tras tantas revistas, anuncios y boca-oreja, la palabra Croacia se ha convertido en el sinónimo ideal de sol, playa y paraiso virgen. Y la verdad es que no está nada alejado de la realidad: paisajes salvajes, buen clima y una costa ideal para el baño; aunque me sorprendió ver que en el norte de Croacia las playas no son de arena. Esperaba ver playas mediterráneas, como las de Mernoca o Mallorca, con arena blanca, aguas azul turquesa y pinos a la orilla de la playa. Sin embargo, nos llevamos un pequeño chasco al ver que en Istria, la costa Adriática tiene poca “playa”. Espigones especialmente preparados para el baño que convierten el litoral de Istria en una extensísima piscina de agua salada (y caliente, por cierto). Aún así, la escapada a las playas de Istria merecieron la pena y, sin duda, volveríamos. Eso sí, no por sus playas sino por el slow-travel istriano, la gastronomía y el encanto de sus pueblos. Pero la historia de cómo me enamoré de Istria, ya es otro tema.

adriatico

Como nos indicó Silvano, el propietario del hotel rural Villa Visnjan donde nos alojamos, “es posible bañarse en todo el litoral de la Península de Istria” pero hay que ir con cuidado en qué playa nos metemos; buena parte de las playas y campings de la zona son naturistas, ideal si has olvidado el bikini en casa! El acceso a esas playas está restringido sólo a nudistas y es una práctica habitual: la familia eslovena con la que hicimos el intercambio de casa, suele pasar los veranos en un camping naturista.

En fin, durante un par de días recorrimos la costa por las carreteritas entre pueblo y pueblo, en busca de las mejores playas de Istria. Era la etapa final del viaje por Eslovenia y teníamos ganas de ver el mar. Encontramos un turismo muy familiar, europeo y fan de la buena vida. Fácilmente, yo también podría acostumbrarme a la vida en Istria: un baño por la mañana, un spritz en la terraza del paseo marítimo, ambiente local en las calles y gastronomía con sabor italiano.

Con un recorrido de 3 días por Istria es difícil verlo todo, por lo que tuvimos que elegir bien donde íbamos. Alojarnos en Visnjan nos fue de maravilla para poder explorar la costa de Porec a Rovinj y pasar un día más en Pula y Premantura, al sur de la península. Si hubiéramos tenido más días, posiblemente hubiéramos explorado la zona entre Rovinj y Pula, en la que se encuentra la isla de Brujini. ¿Siempre hay que dejar algo para volver, verdad? Lo que me gustó más de las playas de Istria fue que, a pesar de estar ya muy masificadas y turísticas, las playas son muy salvajes: la naturaleza a la orilla de la playa y las rocas hacen que sea una costa natural preciosa y muy auténtica. El hecho que puedas bañarte en cualquier lugar del litoral da la sensación de gozar al máximo de la naturaleza. Estas son las playas (y pueblos) que pudimos visitar:

View PLAYAS DE ISTRIA in a larger map

PIRAN

piranPiran es uno de los pocos pueblos costeros de Eslovenia. El ejemplo más claro de las playas en espigones. Piran se caracteriza por un centro histórico en forma de punta, precioso visto desde el aire o algún punto alto. Todo su paseo marítimo dispone de escaleras para bajar al mar y darse un baño. Un lugar perfecto para tirarse de cabeza, como si estuviéramos en una gran piscina; sólo que estamos en realidad a mar abierto. Piran está muy cerca de Koper, pueblo turístico costero famoso por sus palacios y canales (como una pequeña Venecia). Como no disponíamos de mucho tiempo, teníamos que elegir entre Koper y Piran y, al preguntar a los locales, nos recomendaron Piran, sin dudarlo. Para visitar Piran, a menos que se disponga de un permiso para aparcar en los hoteles del centro, hay que dejar el coche en las afueras del centro histórico. Hay un par de parkings grandes (de pago) y desde allí se puede tomar un bus lanzadera (gratuito) hacia el centro o andar unos 15min.

BRULO (POREC)

playa porec bruloPorec es uno de los pueblos costeros más conocidos de Istria. Más tranquilo que sus vecinos Rovinj y Pula, Porec tiene su encanto en sus casas de colores y multitud de playas en los alrededores. Tras dar un paseo por el centro, fuimos a la Oficina de Turismo para recoger un mapa de las playas y saber cuáles eran mejores para un baño. Nuestra primera parada fue la playa de Brulo. Fácil acceso, aparcamiento gratuito en la calle y a cinco minutos de la playa. En Brulo no había playas de arena, sino rocas naturales y espigones creados especialmente para dejar la toalla y darse un chapuzón. La zona de playa es peatonal y está rodeada de un gran pinar, ideal para los que quieren sombra. Ojo con las toallas en los espigones, la marea suele subir un poco, por lo que es fácil que un par de horas tengamos que desplazar la toalla para no mojarnos. Agua limpia, cristalina y a buena temperatura. ¡Ese baño en Brulo nos sentó de maravilla!

LAGUNA (POREC)

Más tarde, seguimos nuestra ruta hacia el sur, por la carretera que sigue la costa. Nuestra siguiente parada fue la playa de Laguna. Allí, fue más difícil plantar la toalla pero la recompensa mereció la pena. Conseguimos hacernos un hueco en una mini-calita de piedrecillas, entre roca y roca. Perfecta para tumbarse y dar una siesta. De nuevo, el agua, extra limpia y clara. Por unas horas, fue nuestro pequeño paraíso en Istria. En la foto, tenéis las vistas desde nuestra toalla.

Si viajas con niños, playa Laguna te interesará especialmente. Hay zonas delimitidas para que los niños se bañen sin peligro. Son cercos hechos dentro del propio mar, con agua salada, de poca altura, ideales para que los peques disfruten del mar sin problemas.

A la izquierda, nuestra “calita privada” en Laguna. A la derecha, la zona especial para niños.

 

PREMANTURA

premanturaAl sur de Istria, más allá de Pula, se encuentra el Parque Natural de Premantura. Se trata de una reserva natural bastante extensa, ideal para los fans del senderismo y la naturaleza en estado puro. Hay que pagar entrada (por coche) y todos los caminos dentro del Parque son naturales, sin asfaltar. Por eso, llegar hasta la orilla del mar puede llegar a ser pesado y eterno, los coches apenas pasan de los 20km/h. Eso sí, es un lugar muy turístico, cosa que le quita encanto. Tuvimos la mala suerte de ir en un día muy ventoso, por lo que no pudimos bañarnos. Pero sin duda, en un día tranquilo el mar está espectacular! “Un auténtico paraíso natural” nos avisó Silvano de Villa Visnjan.

Moverse por el parque no es sencillo, pues conduces a ciegas sin saber donde terminará la carretera, a menudo llena de baches. Hay algunas señalizaciones pero sólo tienen el nombre de la playa, que no es de gran ayuda a la hora de elegir qué camino tomar. Uno de los lugares más concurridos es el que lleva al Safari Bar: un bar de estética hippie, donde puedes tomar algo y también bañarte al mar libremente. Cerca del Safari Bar hay varias playas. Lo mejor es dejar el coche en uno de los parkings habilitados (gratuitos) y andar hasta la orilla, que suele estar a unos 20 min andando.

Una buena idea para la Administración del Parque sería dar un mapa a la entrada, con la situación de las distintas playas, para que sea más sencillo moverse. Si tenéis pensado pasar medio día en Premantura, no olvidéis llevaros un picnic (aparte del Safari Bar, no hay ningún otro lugar donde comprar comida/bebida), unas chanclas para entrar al agua y un mapa impreso con las playas/zonas a las que queréis ir. ¡Os será de ayuda! Ah, y ojo con las arañas y bichos extraños: vimos un cartel en el Parque que avisaba del peligro de la Viuda Negra… Menos mal que no nos la encontramos. Brzf!

¿Añadirías alguna otra playa de Istria? Añádela en la sección de comentarios (más abajo) para que otros viajeros puedan explorar la zona con la máxima información posible. También me servirá a mí, personalmente, para el día que vuelva a Istria ;)

Próximamente, hablaré de los pueblos con más encanto de Istria. ¡Saludos!

Las mejores calas de Menorca

Publicado el by Roser Goula en Rutas por España

Como os comentaba en mi anterior post, el pasado puente de San Juan estuvimos en Menorca para… 1) desconectar del trabajo y pasar unos días de relax; 2) descubrir las paradisíacas playas de Menorca; y 3) disfrutar de las fiestas de Sant Joan :) Si tuviéramos que clasificar las playas de Menorca, podríamos decir que hay de dos tipos:

  • Las playas del NORTE son más vírgenes y rocosas. A causa del fuerte viento, las costas son más escarpadas y el agua llega a la playa con más fuerza. Olvidaros de las playas paradísiacas de arena blanca y aguas cristalinas. La arena es más gruesa y la vegetación suele llegar hasta la línea de la playa. Eso sí, están mucho menos masificadas e incluso algunas son de tan difícil acceso (a pie, andando media hora o en barco) que si consigues llegar, estarás prácticamente solo.
  • Las playas del SUR són la imagen paradisíaca que muchos tenemos en mente cuando pensamos en Menorca o cualquiera de las islas Baleares. Son de más fácil acceso y son más concurridas, sobre todo las cercanas a Maó y a Ciutadella.  Arena blanca y agua de un color azul cristalino que enamora, además de poco profunda. Ideal para ir con niños, pues pueden jugar en el agua sin que les cubra.
A continuación, nuestra selección de playas de Menorca. Es evidente que hay muchas más (y quizás mejores), pero en tan pocos días había que discriminar y elegir bien. Nuestro plan fue intentar ver lo máximo y más variado posible para no quedarnos sólo con una idea (¿errónea?). La cala que nos gustó más: la Macarella. La que nos sorprendió más: una cercana a Cala Pregonda, en la que estuvimos completamente solos. He dividido el planing en tres días, ya que como veréis en el mapa, fuimos a tres zonas distintas de la isla:


View Menorca Playas en un mapa más grande

Día 1. Las paradisíacas calas del sur

CALA MACARELLA Y CALA MACARELLETA son las delicias Menorquinas, las calas paradísiacas por antonomasia. Una agradable sorpresa ver que Macarella no estaba tan masificada como había creído. ¿Quizás sea porque hay que andar 15 minutos desde el aparcamiento? Están situadas al suroeste de la isla, cerca de Ciutadella. Macarella es la hermana mayor de la Macarelleta. Ambas son preciosas, sobre todo vistas desde la colina que las une (muy recomendable hacer el paseo de una a la otra). En la Macarella los pinos llegan hasta la misma arena blanca, por lo que si no tienes sombrilla puedes optar por un “parasol natural” :) La Macarelleta es bastante más pequeña y apenas hay sitio para plantar la toalla si no vas temprano. Sin embargo, merece la pena ir para darse un chapuzón en sus aguas hiper-cristalinas. En la Macarella hay un chiringuito de playa bastante surtido, aunque nosotros preferimos llevarnos nuestro bocata ;)
Cala Macarella, al sureste de Menorca
Cala Macarella, al sureste de Menorca
Macarelleta

La Macarelleta, la hermana pequeña de la Macarella (foto CC de Vibragiel)

Día 2. A por las calas vírgenes del norte

CALA PREGONDA es una de las calas más famosas al norte de Menorca. Llegar es sencillo pero hay que andar unos 15-20 minutos (sin sombra) desde la zona de aparcamiento. Esperábamos no encontrar mucha gente y nuestra sorpresa (decepcionante) fue ver que éramos como un rebaño de ovejitas siguiendo el mismo camino hasta la playa. De “playas desiertas”, nada. Por eso, cuando vimos que todas las “ovejitas” seguían para Cala Pregonda y que por el camino había una calita estupenda y solitaria, decidimos quedarnos. ¡Magnífica elección! Nos encantó tener nuestro pequeño paraíso durante un par de horas. Desde el camino, la cala parecía sucia, pero sólo era algas; además, encontramos un espacio con arena y una zona ideal para bañarse. Muy recomendable para los que os queráis alejar de los “baños de masas” – nunca mejor dicho.
Cerca de Cala pregonda

Calita solitaria antes de Cala Pregonda

Cerca de Playa Pregonda

Calita solitaria antes de Cala Pregonda, al norte de Menorca

Luego, paramos en FORNELLS para comernos una deliciosa y enorme paella. A quiénes os guste comer bien y no os importe pagar un poco, en Fornells vais a disfrutar como nunca. El pueblo no tiene especial encanto pero está repleto de arrocerías y marisquerías (a lo largo del paseo marítimo). Luego, por la tarde, nos dimos un chapuzón en CALA TIRANT, a sólo 10 minutillos en coche. No nos impresionó pero nos pareció una buena opción playera para los que se alojan cerca.
Cala Tirant, Menorca

Cala Tirant, al norte de Menorca, cerca de Fornells

Nos quedamos con las ganas de ir a CALA PILAR. Nos habían hablado maravillas: playa virgen, exquisita y solitaria. El problema es que es de muy complicado acceso (sólo se llega andando bajo el sol abrasador durante casi una hora o bien en barco). El día anterior, Arnau se hizo daño en un pie (durante las fiestas en Ciutadella) y preferimos no arriesgar con la caminata hasta Cala Pilar. A ver si la próxima vez podemos ir :)
.

Día 3. El sureste, cerca de Maó

Aprovechando que ese mismo día regresábamos a Barcelona, decidimos cruzar la isla hasta Mahón y explorar esa parte de la costa. Habíamos oído hablar bien de la zona de Binibèquer y alrededores. Pasamos por las calas de BINIDAL·LÍ y BINIBÈQUER. Como en la Macarella: arena blanca, aguas cristalinas …¡y muchíma gente!Más gente que en el suroeste, diría yo. Y quizás también un perfil de gente distinto: más familias con niños, de elevado poder adquisitivo. Se nota que son zonas más exclusivas/elitistas y que están cerca de la capital. Llegar a ambas playas es muy cómodo y apenas hay que andar. Eso sí, no hay sombra alguna por lo que la sombrilla es muy necesaria. Binidal·lí es muy pequeña pero si vas temprano hay sitio seguro. Eso sí, tuvimos que irnos pronto porque había alguna medusa rondando por la orilla y además la cala en general olía mal (desconocemos porqué).

Binidali, Menorca

Cala Binidal·lí, al sureste de Menorca

Comimos en SANT CLIMENT en un restaurante impresionante. ¡El descubrimiento del viaje, diría yo! Se llama Musupta Cusí y está en la carretera general que entra a Sant Climent. Justo enfrente había un casino-restaurante pero estaba muy lleno y era bastante caro con lo que decidimos entrar a Musupta Cusi y probar suerte. Aunque por fuera no parece nada del otro mundo (incluso asusta con su pizarra orientada a los guiris, escrita en inglés y ofertando “Sangría y Música”), por dentro es una preciosidad. Un tesoro escondido en Sant Climent. Se puede comer en un patio encantador con sombra y con mucha tranquilidad. El local está regentado por un inglés (diría, tampoco le preguntamos de donde era…) que apenas habla español pero es capaz de cocinar ricos platos :) La carta no es muy variada pero sirven ensaladas, pescado fresco, carne deliciosa y helados.  Además, sonaba música menorquina de fondo, lo cual hizo que fuera todavía más idílico. 100% recomendable!

restaurante Sant Climent Menorca

Restaurante Musupta Cusi, Sant Climent, Menorca

Por la tarde, tras pasear por  Mahón, nos escapamos a la COVA D’EN XOROI, un bar muy turístico pero casi obligado para los que visitan Menorca por primera vez. El local es espectacular; está construido en una enorme cueva y tiene varias salas. Lo ideal es ir cuando empieza a atardecer para ver la puesta de sol, aunque realmente cualquier hora es buena para tomarse algo. (Ojo que la entrada vale 8 euros! incluye refresco).

Cova d'en Xoroi, Menorca

Cova d’en Xoroi, al sureste de Menorca

Nos fuimos de Menorca con buen sabor de boca. Habíamos estado en las mejores y más típicas playas de la isla, habíamos comido realmente muy bien y habíamos desconectado del trabajo disfrutando de las “festes de Sant Joan” de Ciutadella. Muy recomendable ir a Menorca precisamente por Sant Joan. De esta manera, se puede hacer planing playero por la mañana y fiestas tradicionales por la tarde/noche :) Nos alojamos en los apartamentos de Sa Cala, en Cala Morell, muy cerquita de Ciutadella. Recomendables también: tranquilos, con intimidad y con fabulosas vistas al mar. ¡Volveremos, seguro!