Volando en Empuriabrava (y sin lanzarme de un avión)

El mundo se divide entre la gente que se tiraría de un avión y la gente que no sería capaz. Y yo soy del segundo grupo. No dudo que tiene que ser una experiencia alucinante pero el miedo a que no se abra el paracaídas a tiempo puede conmigo. Si ya le tengo respeto a volar en avión, ni os cuento cómo se me retuerce el estómago al pensar que tengo que salir por la puerta mientras esté en vuelo !

Por suerte, la sensación de volar es algo que se puede experimentar sin necesidad de saltar al vacío. En el túnel del viento de Windoor Realfly de Empuriabrava se dedican precisamente a eso. ¿Queréis verme volar? 

.

.

Para Reyes, mis padres nos regalaron un vuelo de iniciación en Windoor Reafly. ¡La sensación de entrar en ese tubo mágico y ver que flotas en el aire es indescriptible! Algo así como entrar en el mar y empezar a flotar, moviéndote.

En túnel de viento que veis en el video hay una turbina de aire, programada por un chico que está fuera y le da más o menos fuerza dependiendo de tu peso y lo alto que quieras ir. Los que nos iniciamos en esto de volar tenemos que ir siempre acompañados por un monitor que, antes de entrar te tranquiliza explicándote cómo funciona y lo fácil que es. En realidad, volar es fácil: sólo tienes que estirarte y arquear tu cuerpo, intentando que tus brazos y piernas no se muevan. Lo complicado está en conseguir mantenerte estable en la misma posición, pero el monitor te ayuda en todo momento, dándote señales de cómo debes colocar tu cuerpo para mejorar tu posición y subir o bajar en el aire.

¿Lo recomendaría? ¡Por supuesto! Sobre todo para un regalo especial en pequeños grupos o parejas. Veréis que se reserva por minutos (mínimo: 2 minutos por persona, en dos rondas). Nosotros hicimos un pack de 10 minutos a dividir entre los cuatro. A pesar de que pueda parecer poco, un minuto allí dentro dura mucho y lo disfrutas un montón. ¡Tanto, que yo no hubiera dudado en volver a entrar!

Para los más valientes, hay la posibilidad de subir hacia arriba en el túnel, que es lo que hago al final del video. Eso es opcional y se decide tras haber probado el túnel. ¡Si tenéis ocasión, no dudéis en hacerlo! Ir hacia arriba fue como ser Superwoman por un momento!! Sin duda, fue lo mejor de la experiencia.

El túnel de viento es apto para todos, adultos y niños, de cualquier edad, que no tengan problemas de espalda o de corazón. Como podéis imaginaros, los clientes más habituales de este túnel de viento son los aficionados al Skydive, que lo utilizan para practicar sus piruetas antes de saltar del avión. Nosotros coincidimos con el equipo nacional de Skydive de Italia. Una vez conoces los movimientos, eso sí que tiene que ser divertido!

 A pesar de que cuando llegamos y vimos “el percal del viento” nos entraron todos los dolores de barriga posibles, no nos arrepentimos ni un segundo de haberlo hecho. ¡Menuda experiencia y menudo regalazo! Gràcies!