camprodon-otono-2

Una escapada de otoño a Camprodon, Pirineo Catalán

Esta entrada también está disponible en: Catalán

Noviembre es tiempo de fotografía. De fotografía con árboles de color amarillo, rojo, verde, ocre, marrón… La foto que deja el paisaje otoñal es preciosa y nuestro lugar favorito para disfrutarlo: el valle de Camprodon, en el Pirineo de Girona.

Vivir en Olot facilita escaparnos a Camprodon a menudo. Está a menos de 30 minutos en coche y es el lugar perfecto para dar un paseo.

Para mí, finales de octubre y principios de noviembre es el mejor momento para ir al valle de Camprodon para fotografiar el otoño. El cambio de color de las hojas depende del clima que haya hecho en octubre. Este año 2015 con el buen tiempo que ha hecho, los bosques y montañas estaban de un color precioso durante este pasado fin de semana (día de Todos los Santos  -31 octubre, 1 noviembre). Si sois fans de la fotografía y del senderismo, apuntaos en la agenda una escapada a Camprodon para principios de noviembre. ¡Os encantará! 

(Nota: El resto del año, Camprodon es igualmente un lugar muy bonito y mítico 😉 En verano estaréis fresquitos y en invierno podréis aprovechar para ir a la nieve. Pero con permiso del resto de estaciones del año, creo que el otoño en el valle de Camprodon es lo más!).

camprodon-maristany

camprodon-maristany-2

Qué hacer en Camprodon

Camprodon es conocido por su puente de piedra. Y también por sus embutidos y pastelerías. El centro es chiquitín y se recorre fácilmente andando. Hay mercado semanal los domingos –aunque hay que avisar que eso complica la circulación y el hecho de encontrar aparcamiento. Si os apetece un tentempié o una merienda, mi recomendación es la cafetería Can Prodon, justo delante del puente. Tiene unas vistas fabulosas (y un mini balconcito) y lo mejor es su oferta de crêpes, zumos naturales, helados caseros, cafés y suizos. Y andando un poco más allá, en el paseo Maristany (saliendo de Camprodon, en dirección Setcases-Vallter) podréis haceros el reportaje fotográfico con los árboles al fondo — como nosotros. Para los más golosos, quizás os sonará la marca de galletas Birba, que son de Camprodon. Lo veréis rápidamente por la imagen de la caja. La fábrica está a las afueras de Camprodon, pero que yo sepa no se hacen visitas al público general (¡lástima!)

Puente Nuevo, Camprodon

Pont Nou, Camprodon

Pequeña excursión cerca de Camprodon

Si hace buen tiempo y os apetece estirar las piernas, hay varias excursiones en los alrededores inmediatos de Camprodon. Una que hicimos nosotros y nos encantó es el Paseo de las Fuentes. Es muy facilita, sube poco y puede hacerse con un bebé, que es lo que nos interesaba a nosotros. La mayor parte del trayecto está asfaltado y luego hay pequeños caminos de tierra hasta cada una de las fuentes.  En la oficina de Turismo (en la rotonda de entrada a Camprodon) os darán más información y un mapa detallado con la ruta.

Alrededores de Camprodon: Setcases y Vallter

Si Camprodon se os hace corto, no dudéis en seguir la carretera. Os esperan el pueblo de Setcases y la estación de esquí de Vallter 2000 (a dos mil metros).

Setcases es un pueblo típico del Pirineo catalán. Con una situación idónea para ir a esquiar a Vallter o para hacer senderismo durante todo el año, se ha ido haciendo popular y tiene ahora algo más de “siete casas”. Un pueblo con muchísimo encanto, con flores en los balcones y casas de piedra.

Si os quedáis a comer, Can Jepet es el restaurante más conocido de Setcases. Aunque nuestro favorito se encuentra en el pueblo vecino de Tregurà, situado en lo alto de un monte escarpado. El restaurante Fonda Rigà tiene unas vistas espectaculares. 

Precisamente en Setcases se encuentra el hotel La Coma. Un hotel con encanto para ir en familia o en pareja. A medio camino entre Camprodon y Vallter, es un buen alojamiento para una escapada al Pirineo. Cuenta con un spa y muchos servicios para familias que quieran pasar un finde rodeados de naturaleza; centro wellness, sala de juegos, mesa de ping-pong, campo de golf, petanca, gimnasio… y también piscina exterior para el verano. Hay posibilidad de reservar tanto apartamentos como habitaciones, según lo que os vaya mejor.

Un poco más arriba, siguiendo la carretera desde Setcases, tras varias curvas y un paisaje precioso, encontraréis la estación de Vallter 2000, a dos mil metros. Esta es la estación más oriental del Pirineo catalán. Es chiquitina pero está genial para ir a esquiar con niños, bajar en trineo o ir a tocar la nieve por primera vez.En la misma estación podréis alquilar esquís y trineos, si os hacen falta. Para los que ya sabéis esquiar, una de las ventajas que encontraréis en Vallter es que por su tamaño y situación es mucho menos frecuentada que otras estaciones como La Molina o La Masella.

Si vais a Vallter en verano, tendréis oportunidad de subir con el tele-sillas hasta arriba — Resulta muy curiosos subirse en tele-sillas sin nieve debajo! Si sois fans del senderismo, el telesillas os llevará a los picos de Bastiments, Coll de la Marrana y Gra de Fajol.

 

¡Buena escapada!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *