Fin de Semana (con niños) en el Empordà más Rural

Esta entrada también está disponible en: Catalán

Existe una zona absolutamente preciosa (y no, no hablo de La Garrotxa) que sigue siendo uno de los secretos mejor guardados de Catalunya. Pueblos diminutos medievales, campos y paisajes infinitos, pequeñas colinas y carreteras sinuosas y el Mediterráneo a tiro de piedra. Lo mejor: pese estar en pleno corazón de la Costa Brava es un tesoro secreto rural, tranquilo y lejos de las aglomeraciones turísticas. ¡Bienvenidos al Gironès – Empordà!

Hemos pasado un finde MUY agradable en Can Bonet, una casa rural llevada por una pareja vasco-catalana (Jordi y Ane), joven y con ganas de hacer las cosas bien hechas. Digo “Gironés – Empordà” porque realmente es esa zona ubicada en la frontera entre ambas comarcas. Técnicamente, Can Bonet se ubica en el Gironés pero por sus características de paisaje se parece más al Empordà / Costa Brava interior.

Y hemos estado tan a gusto que ya es una de nuestras casas rurales favoritas en Catalunya. Muy recomendable si sois una familia con niños y también si sois una pareja buscando una escapada romántica (impresionante su apartamento La Pallissa, con ventanales al bosque!!!).

La casa se ubica en el pueblo de Sant Martí Vell, que es uno de los muchos pueblos medievales de la zona. Un pueblo como sacado de un cuento de hadas; precioso, bucólico y muy auténtico. Lo mejor: la tranquilidad del entorno.

Gallinas, ocas y muchos juegos

Can Bonet tiene 3 apartamentos rurales independientes. Estuvimos en La Volta (dos familias con niños) y la verdad es que estuvimos muy cómodos y a gusto. El apartamento El Celler es también para cuatro personas.

Tienen gallinas y ocas y las peques se lo pasaron en grande dándoles de comer y recogiendo los huevos (…y comiéndolas por la noche en forma de tortilla, sin dejar ni un trozo!).

Más diversión para los peques de la casa: tienen un montón de juegos, motos, tractores y bicicletas... ¡Y una caja enorme llena de juguetes! Por si fuera poco, cuando consigan levantar la cabeza de los juguetes, verán una casita de madera, un columpio, porterías de fútbol, red de badminton y una hamaca que va ser el mejor columpio que hayan probado nunca 🙂

Ruta por los pueblos medievales más bonitos del Empordà (y Gironès)

Además de Sant Martí Vell, muy cerca tenéis otros pueblos medievales preciosos. Algunos como Madremanya, Palau-Sator, Foixà y La Pera siguen alejados de las masas turísticas. Si tenéis tiempo, merece la pena parar en todos ellos. Se visitan en pocos minutos y apenas hay 10 minutos en coche entre uno y otro.

Otros como Pals, Peratallada y Monells ya salen en todas las guías de viaje de la Costa Brava y son más turísticos pero siguen mereciendo MUCHO la pena. Si podéis ir fuera de temporada alta, vais a disfrutar explorando sus calles empedradas a vuestro aire y sin prisas.

Para más info podéis echar un vistazo a este otro post sobre los pueblos con más encanto del Baix Empordà

Cicloturismo y senderismo

Si os gusta moveros, desde Can Bonet salen varios caminos para explorar las montañas de Les Gavarres y para visitar los pueblos medievales. Por ejemplo, en media hora aprox (a ritmo adulto) llegáis a Madremanya (pedid a Jordi y Ane que os indiquen donde dejar el coche).

Intentamos llegar nosotros también a Madremanya pero recogiendo piedrecitas, palos y romero nos quedamos a mitad de camino… 😉

La excursión que sí pudimos completar fue ir andando desde Can Bonet a la Hípica, cruzando el pueblo de  Sant Martí Vell y caminando tranquilamente por un camino rural muy fácil. La recompensa tras 40 minutos andando: ¡ver trotar a los caballos!

Si os gusta el cicloturismo, también podéis hacer una ruta por los pueblos medievales en bici. Es una zona muy conocida para practicar cicloturismo, llena de caminos rurales poco transitados. En Can Bonet os dejarán bicis para toda la familia.

can bonet 2

Experiencia con el tractor

Si os alojáis en Can Bonet podéis elegir también realizar una de sus experiencias. A nosotros nos atrajo lo de ir en tractor y fue un acierto 🙂 Las dos niñas mayores disfrutaron dando una vuelta en el enorme tractor de Jordi.

Otras experiencias chulas que ofrecen: cesta de bienvenida, noche bajo las estrellas, descenso en kayak por el río Ter, alquiler de bicis eléctricas y pack romántico.

En el corazón de la Costa Brava

Nosotros fuimos en febrero; no pasamos frío pero claro tampoco era momento de ir a la playa… Si vais en primavera  – verano, tenéis muy cerca de Sant Martí Vell algunas de las mejores playas y calas de la Costa Brava. Las que os quedan más cerca: el cap de Begur con sus maravillosas calas, Tamariu, l’Estartit y la platja de Pals.

Si preferís no poner el pie en la arena, no os preocupéis: en Can Bonet tienen piscina 🙂

Restaurantes. ¿Dónde comer?

Aunque comimos y cenamos en el apartamento, os dejo dos recomendaciones personales, que pudimos descubrir ese fin de semana. ¡Hiper recomendables!

  • Bar L’Escola: bar de pueblo, auténtico, con comida informal:  tapas y bocadillos. Un lugar muy familiar y también muy conocido. Se ubica en la plaza mayor de La Pera. Una recomendación: reservar antes de ir porque es muy conocido y a menudo está lleno (es un local pequeño).
  • Restaurant La Trobada: muy cerca del anterior. De hecho, justo delante de la carretera que se desvía a La Pera. Aunque pueda parecer un bar de carretera, es un restaurante casero buenísimo y muy orientado a grupos y familias. En invierno tienen “menú calçot” y cuentan con un espaciocon juguetes para que los niños jueguen a su aire.

Si os interesa el tema gastronómico, Ane y Jordi os darán más recomendaciones de restaurantes de la zona, según vuestros gustos.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *