Cosas que hay que saber antes de ir a Estocolmo

Plaza Stockholm

Plaza Storget Stockholm

No cambiar mucho dinero, casi todo se puede pagar con tarjeta:

En Estocolmo puedes sobrevivir sólo con la tarjeta de crédito. La aceptan en todas partes, incluso en el kebab del barrio. Y como verás más abajo, no vas a necesitar efectivo ni para pagar las propinas. Incluso en cualquier supermercado de barrio te dejarán pagar una manzana con tarjeta de crédito.

Para ir al Ice Bar de Estocolmo hay que reservar:

En el centro de Estocolmo (cerca de la estación central T-Centralen) está el Ice Bar, un bar donde todo está hecho de hielo, incluidos los vasos donde te sirven. Pero atención porque es necesario reservar antes y las citas van por visitas de 45 minutos. La visita incluye un traje especial y guantes para soportar el frío. Nosotros nos quedamos con las ganas de ir por no saber que era necesario pedir hora.

¿Cómo se da la propina en Estocolmo?

Otra cosa muy importante a tener en cuenta si no se quiere hacer el panoli en el restaurante es saber cómo se paga la propina en Suecia. Atención porque la cosa no es nada sencilla. Hay básicamente dos formas (al menos, que hayamos visto nosotros):

  • El camarero te trae la cuenta. Si pagas con tarjeta, te cobrará y te llevará un recibo conforme el pago se ha realizado. Tal y como nos tienen acostumbrados, te pedirán que lo firmes. Lo nuevo viene a continuación: aparte de a firma, tienes un espacio donde pondrá algo así como “Extra” donde puedes poner tu propina escrita. No hace falta que dejes efectivo; te lo van a cobrar cuando te vayas, ya que se han quedado el número. ¿qué hariais vosotros en esta situación si fuerais el camarero? 1, 2, 3, responda otra vez! ¿Todos habéis sido malos y os habéis pagado un viaje a Maldivas con la tarjeta del pobre cliente? Vaya, habrá que fiarnos de la buena voluntad de los suecos (antes eran vikingos, pero se supone que ahora son seres civilizados…).
  • La segunda opción ocurre en restaurantes modernillos: el camarero trae directamente el datáfono (máquina para la tarjeta) para pagar en la mesa. Según si pagáis por separado (si sois un grupo, podéis pagar por separado cada uno con su tarjeta) o juntos, pondrá una cantidad u otra en la maquinilla y luego os dirá que añadáis la propina si queréis. Bueno, en realidad os pedirá que marquéis vosotros el “total final” de la cuenta. Después, con un Ok y vuestro pin, la propina ya está dada. Cuidado al poner la propina en Kroner… Una servidora tuvo un lapsus y dio 1 SEK de propina (creyendo que era como 1 EUR), y la camarera agradeció en silencio esos 10 céntimos de propina. Yuhu!

booking

¿Dónde comer y dónde dormir en Estocolmo?

Una buena opción, como siempre promocionamos Arnau y yo, es hacer CouchSurfing o Hospitality Club y hospedarse en casa de un sueco o sueca que os quiera acoger y tenga ganas de enseñaros la ciudad. Si encima está bueno/a, más alegría para el cuerpo! 😉

Si queréis más intimidad, otra muy buena opción es hospedarse en el Hostal 2Kronor de Vasastan, en el centro de Stockholm. Nosotros estuvimos allí y hay que reconocer que es de los mejores (o quizás el mejor) hostales en los que hemos estado: muy moderno (se ha construido en 2009), súper limpio, muy céntrico (está a dos paradas de metro de T-Centralen en un barrio tranquilo pero animado con tiendas y ambiente popular) y, sobre todo, es un hostal tranquilo. Vamos, se puede dormir bien por las noches sin oir a gente que vuelve a las tantas de la mañana. Todas las habitaciones son twins/doubles o de cuatro, así que grupos no habrá. Es un hostal muy familiar. Incluso hay cocina completamente equipada (con lava-vajillas, cafetera, tetera, nevera, microondas, platos, cubiertos, paellas, etc). Las duchas están lejos de las habitaciones pero están muy bien.

Cafe Stockholm gente con mantasPara comer, lo típico sueco son las albóndigas (KotBullar) con patatas y la carne de reno. Nuestra recomendación para comer en el centro de Stockholm (cerca del Palacio Real): Café Misteln, en la plaza Stortorget. Tanto en esta plaza como en cualquier parte de la ciudad, es común sentarse en la terraza y taparse con una manta cuando hace frío mientras tomas algo caliente.