Como en casa, pero en Nueva Zelanda

No hay nada como 11 días de carretera, moviéndote de un lado para otro, haciendo y deshaciendo las maletas cada día, para acordarte de lo bien que se está en casa. Ahora estamos en la isla Norte; ya por fin en nuestro intercambio de casa. El cuarto (de cinco) de este gran viaje por el mundo.

Nueva Zelanda fue el primero de los 4 destinos de nuestra vuelta al mundo en el que encontramos intercambio de casa. Los kiwis sienten devoción por viajar, sobre todo si es a Europa, por lo que fue realmente muy sencillo acordar el intercambio. Lo cerramos en enero y en seguida vimos que congeniaríamos fabulosamente con nuestra partner de intercambio, Margaret. Ella está ahora en nuestra casa en Barcelona y, aunque por desgracia no concidiremos, mantenemos el contacto vía email, skype y facebook.

_MG_0225

Resulta muy agradable llegar a casa de alguien que no conoces pero con el que hablas desde hace prácticamente un año. Reconocer el despacho desde el que hacía los skypes con nosotros, el comedor en el que tantas veces habrá preparado té o café (estos kiwis son taaaan británicos!) y tomar el sol en la terraza que tantas veces habíamos visto en el perfil de la web. Sabíamos que aquí estaríamos bien, pero lo cierto es que estamos todavía mejor. Seguro que el hecho de estar 14 días “sin casa” ha ayudado mucho. Aquí  hemos encontrado todo lo necesario para poder recuperarnos y poner al día nuestra rutina de trabajo –lo habréis notado con la cantidad de posts nuevos que están saliendo últimamente!

Estamos en Warkworth, una población a una hora al norte de Auckland. No tenemos ovejas en el jardín pero sí vecinos amables que nos han llamado para presentarse por si tenemos algún problema durante nuestra estancia. Estamos a quince minutos andando del supermercado y del centro del pueblo -o a tres minutos en el coche que nos han dejado Margaret y Sewlyn. Han vuelto nuestras ganas de cocinar y de cuidarnos. Aquí apetece. Mucho.

warkworth

Nuestro barrio en warkworth

ovejas

Es fácil entender por qué se vive tan bien en este país. Hay espacio por todos lados, las casas son de planta baja (tienen tanto espacio que no necesitan ni construir hacia arriba), y todas tienen jardín (y quizás huerto, como nosotros); y en la calle se respira tranquilidad.

Warkworth es más grande y animado de lo que pensábamos (tras pasar por la desolada isla sur, nos pasó por la cabeza que todos los pueblos de NZ fueran igual de pequeños), hay de todo: supermercado, cafeterías, panadería, restaurantes, peluquería… e incluso un pequeño embarcadero fluvial en el que navegan barcos de época (y patos, en este país hay muchos patos, que se pelean por trozos de pan). Vamos, que estamos muy a gusto en nuestra “comarca” particular.

warkworth

Embarcadero fluvial de Warkworth

matakana market

Matakana Market, sábado por la mañana

matakana market

Matakana Market, sábado por la mañana

Viñedos de Brick Bay con esculturas a lo largo de un camino

Viñedos de Brick Bay con esculturas a lo largo de un camino

Viñedos de Brick Bay con esculturas a lo largo de un camino

Viñedos de Brick Bay con esculturas a lo largo de un camino

Viñedos de Brick Bay con esculturas a lo largo de un camino

Viñedos de Brick Bay con esculturas a lo largo de un camino

snel beach nz

Snel Beach, un mar de conchas

En nuestra región hay viñedos (como el de Brick Bay, con un paseo de 1 hora con esculturas), pequeños montes verdes y playas en las que pasear. Especialmente impresionante es la playa de Snel Beach, con la cantidad de conchas más grande que hayamos visto nunca.

Cada sábado hay un mercado muy animado en el pueblo de al lado, Matakana (muy fans de los nombres maoríes), en el que es casi obligado comer o tomar algo escuchando música en directo: croque-monsieurs, salsichas italianas, smoothies orgánicos, gofres belgas… Una prueba más de que Europa está de moda en NZ.

Hablando de Europa… Aquí la diferencia horaria es de +12 horas. Si en Australia lo llevábamos mal, aquí es todavía peor. Solo coincidimos con los horarios laborales de Europa por la mañana y por la noche, lo cual significa que cada día nos levantamos con mil emails por leer y nos vamos a dormir contestando emails desde la cama. Un desastre. Menos mal que buena parte de mi trabajo lo hago con el equipo de Los Angeles, con los que la diferencia es mucho menor: -3 horas (pero del día siguiente!)

En fin, esta será nuestra base de operaciones para trabajar y hacer mini-escapadas las tres dos próximas semanas (cómo pasa el tiempo!): al norte está Bay of Islands (delfines, ballenas y la famosa canoa maorí); y al sur, Auckland, Hobbiton, las cuevas de Waitomo, la actividad geotermal de Rotorua y Taupo. La isla norte es muy grande y hay demasiadas cosas por hacer; ya sabemos que no nos va a dar tiempo de hacerlas todas pero siempre podemos dejar algo para la próxima vez que vengamos de intercambio a Nueva Zelandapara pensárselo seriamente a pesar de las 24h de avión.

Pronto más y mejor. Mientras, seguiremos disfrutando de esta tranquilidad.

 


Muchos me preguntáis al leer estos posts sobre mis viajes haciendo intercambio de casas… “¿Pero tú con qué página web haces los intercambios?” Pues con IntercambioCasas.com! Tras 10 intercambios y una satisfacción total, ahora tengo el placer de forma parte del equipo también, así que os garantizo (desde dentro y desde fuera) que es una empresa 100% segura. Si utilizáis el link a continuación para registraros, me dan puntos a mí! Gracias de antemano y felices intercambios! 😉

boton-intercambiocasas-icc


 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *