xenacs-olot

Nueva vida

 “¿Oye, y tu blog?” Mi blog sigue aquí, aunque en los últimos meses ha quedado un poquito abandonado. Menos mal que la gente sigue buscando información sobre roadtrips por estados unidos, viajes a italia, y vueltas al mundo; y eso lo mantiene vivo y coleando por Google.

Cinco meses después del último post, aquí va uno nuevo. Sin más. Llevo un tiempo dándole vueltas a como volver a escribir y ya va siendo hora. Hoy no comparto recomendaciones, ni consejos… Este es más bien un post para ver si así el miedo a la página en blanco desaparece y vuelve a fluir mi inspiración.

¿Qué ha ocurrido en estos cinco meses?

  • Nos hemos mudado. Ya no vivimos en Barcelona sino en Olot (provincia de Girona). Una pequeña ciudad de 28mil habitantes que se conocen prácticamente los unos con los otros. Hoy me ha saludado el cartero por la calle – y eso satisface mi ansia de vivir en un “pueblo”.
  • Hemos cambiado el asfalto por la naturaleza. Vivimos rodeados de volcanes, montes y campos por los que pasear. La culpa de nuestra marcha de la ciudad buscadla en Nueva Zelanda.
  • Hemos cambiado un piso por una casa. Aunque por ahora, no podemos intercambiarla (todo llegará….).
  • Volvemos a tele-trabajar los dos desde casa.
  • Estamos un poco más cerca del sueño americano: vivimos en una urbanización de casitas con jardín, tenemos coche con el que ir a todas partes y saludamos a los vecinos del barrio — solo falta presentarse a su casa con un pastel en las manos.
  • Estamos rodeados de pájaros, moscardones, ranas, lagartijas y arañitas. Son nuestra fauna particular, que cambiamos por el incansable tráfico de la ciudad.
  • El pasaporte lo tenemos guardado en un cajón. Tras el viaje en crucero en agosto, sólo hemos viajado a Madrid y París para ver a familia y amigos. Apetece quedarse en casa.
  • Y llevo a una pequeña viajera en mi “mochila pre-mamá” que debería nacer a principios de septiembre.

18082_10153145777645979_1726201072244015213_n

 

Y así, poco a poco, una se tranforma de urbana a rural; de travel blogger a mommy blogger; de workaholic a relaxaholic. De momento, la nueva vida nos sienta de maravilla. No la cambiaríamos por nada.

Pronto más y mejor, sobre Olot, sobre La Garrotxa y los Pirineos. O sobre lo que surja.