IMG_1327

Consejos para esquiar con niños

En casa siempre hemos sido muy fans del esquí. Todavía recuerdo los fines de semana subiendo a Puyvalador para el cursillo de esquí cuando éramos pequeños; y también la interminable Collada de Tosses que ahora tantas veces cruzamos para ir de Olot a la Cerdanya. ¡Aunque las mejores esquiadas las hemos hecho en los Alpes, cualquier estación es buena si la compañía es agradable! 

A nuestra pequeña O le quedan todavía unos años para empezar a esquiar, pero con un poco de suerte este año ya iremos a tocar nieve. Mientras tanto, vamos ensayando con algunos consejos para ir a esquiar con niños, deseando que ayuden a algunos de vosotros.

Con mis padres y mi hermano. ¡Buenos recuerdos en la nieve!

Recordando…. Con mis padres y mi hermano en una de las primeras veces que iba a esquiar.

(Nota: Mi hermano Oriol me ha ayudado a realizar la lista de consejos. Ha sido monitor de esquí durante 4 años y se encargaba en muchas ocasiones de los principiantes. Ahora ha colgado el traje de monitor pero sigue vinculado a la nieve vendiendo material especializado de esquí a través de su tienda online de esquí MGB SnowCulture)

1. ¿Cuándo es mejor que los niños pequeños empiecen a esquiar?

A partir de los 7 años. ¿Por qué? Porque es entonces cuando el niño/a tiene fuerza suficiente en las piernas y en el cuerpo en general para bajar con seguridad y progresar rápido. Antes de eso, sólo tendrá fuerza para bajar haciendo cuña. Además, recordemos que en las pistas de esquí las condiciones climatológicas son bastante duras por lo que si vamos con niños muy pequeños podrían pasar frío.

2. Pistas fáciles y anchas

Aunque suene obvio, no está de más recalcar que para los pequeños que se inician en el esquí, lo mejor son las pistas de esquí anchas y fáciles para poder moverse de un lado al otro, sin bajar demasiado rápido. Es importante que las  primeras bajadas sean fáciles para dar seguridad y tener los esquíes bajo control. Las pistas verdes y azules son las de principiante.

Recordando.... Mi hermano y un par de amigos en un cursillo de esquí

Recordando…. Mi hermano y un par de amigos en un cursillo de esquí

3. Con cintas transportadoras es más fácil

Para elegir una buena estación de esquí para ir con niños es importante ver cuantas pistas de principiante (verdes y azules) tienen y que tengan remontes de cinta; es decir, que tengan remontes que no son ni silla ni arrastre, sino cinta transportadora: el niño se coloca de pie sobre una cinta (como la de los aeropuertos) y se deja llevar. Estas cintas con ideales ya que los niños no se caen, pueden ir solos y no necesitan hacer ningún tipo de fuerza.

4. Las mejores estaciones de esquí para ir con niños

La Molina y La Masella (Pirieno Catalán Oriental), Les Angles (Francia) y Vallnord (en Andorra) son cuatro de las mejores estaciones de esquí del Pirineo oriental para ir con niños o principiantes,  ya que cumplen estos requisitos mencionados.

Mi hermano conoce bien todas estas pistas ya que fue monitor de esquí para niños en todas ellas. Echad un vistazo a los comentarios que hizo en su blog de esquí para consultar los consejos para la estación Masella con niñosla Molina con niños y Les Angles con niños. Por otra parte, si vuestra elección es Andorra gozaréis de buena nieve (buen ocio) y muchas opciones en Vallnord para los pequeños esquiadores: una cinta transportadora y cuatro tele-cuerdas en Vallnord (valle Ordino-Arcalís), que son también muy prácticos para que los pequeños suban las pistas sin problemas ni esfuerzo. Podéis consultar algunas ofertas Vallnord en la web de Esquiades.com.

5. Aprender con un monitor de esquí… ¡mucho mejor!

Algunos padres cometen el “error cariñoso” de enseñar a sus hijos a esquiar. Ponerse los esquíes, hacer la escalera y bajar con el peque delante de nuestras piernas para evitar que se caiga — aunque lo inevitable acaba pasando… Varias veces. Cada cual a lo suyo: es muy recomendable empezar a esquiar con un monitor de esquí, que tenga las herramientas pedagógicas necesarias para enseñar al pequeño a bajar de forma autónoma, con técnica y sin miedo. Pagar esas dos primeras clases de esquí puede ser la mejor inversión para que nuestros peques aprendan a esquiar con una buena base y progresen más rápido.

 

¿Se os ocurren otros consejos? Añadidlos en los comentarios para ayudar a otros papás esquiadores. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *