Las propinas en Estados Unidos

 

Estados Unidos es el país de la CULTURA DE LA PROPINA. Hay propinas para todo el mundo y, como todos lo saben, van a tratarte como un rey, contarte chistes, preguntarte si todo va bien y ser los mejores guías del mundo, para que al final les des una buena propina. En este sentido, se convierten en las personas más amables del mundo, y la verdad, es que da gusto, por qué engañarnos!
propinas estados unidosLas propinas en los restaurantes son las más escandalosas, pero no hay que olvidar los billetes de dólares que vas a ir dando a cada guía turística, conductores o taxistas que encuentres por el camino.

Los camareros americanos cobran un salario base muy mínimo, que se complementa con las propinas de los clientes. Estas propinas van entre un 15 y un 20% (si el camarero lo ha hecho bien), lo cual resulta muchísimo en restaurantes de ciudades caras como Nueva Orleans, donde una cena normal cuesta, por persona, unos 40 USD  + 8 USD de propina. Personalmente, no entiendo por qué debemos pagar un 15-20% más para cenar, cuando en la carta me han enseñado otros precios, pero está claro que el problema no es de los camareros sino de los empresarios. El camarero cobra poquísimo y parte de su salario vienen en propinas, pero por qué tenemos que pagar nosotros el salario? No es más justo que lo pague el empresario? Los americanos están tan acostumbrados que ya ni se quejan; lo ven normal.

Unos amigos suizos que viven en Nueva York noscontaron que si el servicio del camarero ha sido malo o muy malo, puedes darle un 10% o 5% o incluso no darle nada, para que sepa que lo ha hecho fatal. Pero no acostumbra a pasar; todos van a tratarte bien, preguntarte si todo está a tu gusto, explicarte en qué consiste cada plato y rellenarte el vaso de agua cada 2 x 3 para que no pases sed y les des una buena propina. Sinceramente, a mí me agobia un poco tener al camarero encima toda la cena con una sonrisa a veces un tanto falsa.

Para dar propina en los restaurantes, si pagas con tarjeta, deberás hacer lo siguiente:

  1. Te traerán la cuenta, con lo que ha costado sin propina.
  2. Si está todo Ok, les das la tarjeta para que te cobren.
  3. Te traerán la tarjeta de vuelta, con el recibo para que firmes e indiques la propina que quieres dar y el total final.
  4. Se quedan con su copia de recibo y te cobran ahora sí el importe final con propina incluida. Al principio no nos hacía gracia que se quedaran con los números de la tarjeta, pero parece ser que nunca pasa nada y nadie tiene malas ideas…

Como curiosidad, decir que las propinas se dan como en Suecia.

Si pagas en efectivo, simplemente funciona como en cualquier restaurante de España, pero dejando más propina.

En algunos restaurantes, la propina te la incluyen obligatoriamente en el precio. Ellos deciden la propina que les vas a dar, lo cual me parece bastante mal, sobre todo si no te han tratado del todo bien, como nos pasó en Key West. Pero supongo que así ellos se evitan que los turistas dejen una miseria de propina porque desconocen cuánto hay que dejar o porque no quieren dejarlo (no lo negaremos, alguna vez nosotros también nos hicimos los longuis para no tener que dejar tanta propina… Y al salir por la puerta, oímos; “bah, son turtistas…”)

Para el resto de propinas (visitas guiadas sobre todo), con dar 1 o 2 dólares por personas suele suficiente, aunque no se van a quejar si les das más, claro. Al finalizar cada actividad, el guía se pondrá en la puerta con la mano tendida esperando, obviamente, su premio por haber hecho el trabajo. Lástima que nosotros, como guiris, no tengamos derecho también a un premio por haber estado aguantando la charla bajo el sol 😉